fiestas-patrias
Nacionales Sucesos

Támara: El ‘imperio’ de la 18

Esta vida de comodidades y privilegios, se terminó para 773 peligrosos reos que el martes fueron trasladados a la prisión de máxima seguridad La Tolva.

Continúan saliendo a la luz imágenes que revelan la manera en que vivían los reclusos en Támara y que fueron trasladados el martes a la cárcel de máxima seguridad ‘La Tolva’.

Autoridades del Ministerio Público que intervinieron el centro penal, se adentraron hasta el módulo “Escorpión” destinado para los miembros de la mara 18, encontrando toda clase de lujos y enseres que no están permitidos para los privados de libertad.

Cómodas y amplias camas, televisores plasmas, refrigeradoras, equipos de sonido, aires acondicionados, licuadoras, microondas y otros electrodomésticos, son parte de las pertenencias que los reos mantenían en sus celdas y que les permitían vivir como todo menos como prisioneros.

Más leído: GALERÍA: El traslado de reos de Támara en fotos

Un “cuarto del placer” donde sostenían relaciones íntimas con mujeres que los visitaban, pisos de cerámica, computadoras, videojuegos, vajillas, espejos y cuadros de finos acabados, también se encontraron al interior del penal.

Todos estos privilegios se ahogaron en “El Pozo II” con la llegada de los 773 reos que fueron sacados de Támara este martes.

Las investigaciones contra las autoridades del reclusorio ubicado en Francisco Morazán, están abiertas y el Ministerio Público podría interponer en las próximas horas o días, un requerimiento fiscal a quienes resulten responsables de la fuga el pasado jueves de 18 peligrosos cabecillas de la mara 18 y de permitir a los reclusos todas estas libertades y privilegios.

Galería: Así vivían en Támara los reos trasladados a El Pozo II

Según las autoridades, desde el interior de este pequeño “imperio”, los pandilleros ordenaban y controlaban todo tipo de acciones ilícitas, entre ellas, la extorsión que les generaba altos recursos económicos.

Lea También:
Segundo día consecutivo; peligrosos reos ingresan a La Tolva

Estas habitaciones estaban amuebladas con finos gaveteros de madera y el cielo falso estaba construido con tabla yeso.

Abracemos a honduras