Internacional Politica

Quién es Emmanuel Macron, el mandatario francés más joven desde Napoleón

 

En apenas un año, logró llevar a su recién fundado partido En Marcha al palacio del Elíseo

El próximo 14 de mayo, cuando tome posesión de su nuevo cargo, Macron se convertiría en el más joven líder de Francia desde que Napoleón fue coronado emperador a los 35 años.

Pero, ¿quién es Emmanuel Macron? ¿Cómo logró en poco más de un año hacerse con la presidencia de la segunda economía de la Unión Europea?

Según reseñó el diario Liberation en una nota en 2012, para esa época Macron apenas tenía 34 años y ya había vivido tres vidas.

Durante sus estudios de Filosofía había escrito investigaciones sobre temas como el interés general, Hegel y Maquiavelo, lo que lo llevó a los 25 años a convertirse en asistente del reconocido filósofo y antropólogo francés Paul Ricoeur.

Cinco años más tarde entró a trabajar como banquero de inversión en Rothschild & Cie, donde estuvo a cargo de un gran acuerdo entre las transnacionales Nestlé y Pfizer por unos 9.000 millones de euros, lo que le dejó una jugosa y millonaria comisión.

Poco después saltaría a la escena política. Primero como asesor económico del presidente socialista François Hollande y, desde 2014 como su ministro de Economía.

En abril de 2016, sin haber dejado aún su cartera en el gobierno, lanzó el movimiento ¡En marcha! con un acto público en Amiens, su ciudad natal, en el norte del país.

En aquel momento aseguró que su intención era superar las diferencias tradicionales entre la izquierda y la derecha.

“Refundar desde abajo, de manera sincera, auténtica, verdadera. La idea de este movimiento político es una dinámica: ante el bloque de la sociedad, intentar avanzar”, afirmó en Amiens.

La vida personal de Macron también ha captado el interés de la prensa. En 2007 se casó con Brigitte Trogneux, quien había sido su profesora de francés en el bachillerato en Amiens. Ella es 24 años mayor que él.

Entre los dos surgió un romance al que los padres de Macron se opusieron, por lo que se lo llevaron a vivir a París. La pareja se reencontraría años después y se casarían tras el divorcio de Trogneux de su anterior marido en 2006.

¿Qué propone Macron?

Este joven economista es considerado un liberal centrista y un defensor de la participación de la empresa privada en la economía.

Durante su campaña electoral prometió reducir 120.000 empleos en el sector público, recortar el gasto público en US$65.000 millones y reducir la tasa de desempleo a menos de 7%.

A diferencia de su rival, la ultraderechista Marine Le Pen, es un abierto partidario de la pertenencia de Francia a la Unión Europea.

En su primer discurso tras las elecciones se comprometió a combatir el cambio climático y a luchar contra el terrorismo no solo en Francia sino también en el escenario internacional.

La “mejor opción”

“Hay gente que argumenta que Macron era la mejor opción para frenar a Marine Le Pen porque al ser más centrista puede recabar apoyos tanto a izquierda como a derecha”.

“Sin embargo, también se dice que su punto débil era que no se sabe bien de dónde viene, que no tiene experiencia”, agregó.

“Emmanuel Macron es la versión francesa de Hillary Clinton. Es un defensor de la globalización que intenta que se le considere de izquierdas porque asegura que la extrema derecha es mala. Es curioso porque Le Pen sería la versión francesa de Donald Trump y Jean Luc Mélénchon, el candidato de la izquierda radical, sería la versión francesa de Bernie Sanders”, agregó el politólogo.

“Macron es una especie de populista en el centro. El populismo puede ser de derechas, de extrema derecha, de izquierda o de extrema izquierda, pero también puede ser centrista. Él está diciendo a la gente que efectivamente las cosas están mal y que no es de derecha ni de izquierda. Les dice: síganme, soy un líder fuerte”, apunta Marlière.

Macron no pertenece a ningún partido político tradicional e intenta que no se le identifique ni con la derecha ni con la izquierda.

El exministro de Economía es lo que en Francia se conoce como un “enarca”, un egresado de la Escuela Nacional de Administración, la prestigiosa institución educativa por la que pasa buena parte de los altos funcionarios del país y de sus líderes políticos.

“La cuestión es que intenta crear una marca Emmanuel Macron que es nueva, moderna, joven, fresca e innovadora. Sin embargo, viene de los círculos más altos de la élite clásica francesa. Y lo que defiende son las políticas económicas que hemos estado aplicando en los últimos 20 años”, afirma Guénolé.

Los Macron, la historia de amor que rompió con los estereotipos presidenciales

Con 39 años, Emmanuel Macron se convirtió en el jefe de Estado más joven de toda la historia francesa. La primera dama, Brigitte -25 años mayor que él- tiene tres hijos y 7 nietos, y fue su profesora. Por qué su vida romántica fue la clave de su victoria

Ayer, tras la segunda vuelta de elecciones en Francia, Emmanuel Macron, de 39 años, se consagró como el próximo presidente de la Quinta República Francesa. Se trata del jefe de Estado más joven de toda la historia francesa.

Pero además de ser el nuevo integrante en el grupo de dirigentes mundiales treintañeros, el triunfo de Macron trae consigo otra novedad. Su mujer, Brigitte Trogneux, va a ser, con 64 años, la primera dama de mayor edad. Trendy, glamorosa, cariñosa con su joven pareja y abuela de siete nietos, “Bibi”, como la llaman en Francia, se impone con su presencia.

Su matrimonio “atípico” rompe con todos los estereotipos. Se llevan casi la misma edad que Donald y Melania Trump, pero al revés. Los allegados del presidente electo aseguran que esta pareja -que tiene 24 años de diferencia- se acompaña y se apoya con mucho romanticismo. “Emmanuel tiene que ser elegido este año, sino ¡imagínense mi cara en cinco años!”, afirmó con humor Trogneux durante los días anteriores a las elecciones.

El candidato centrista es un personaje inusual para este momento de la política del Viejo Continente, por su postura a favor de la globalización y de la Unión Europea (UE). Pero su vida privada fue un eslabón clave que apasionó a la prensa mundial.

“Haga lo que haga, ¡me casaré con usted!'”,  fue lo que le dijo a los 17 años el electo presidente de Francia a su profesora de Literatura en el liceo Providence, en Amiens, según aseguró su actual esposa en una entrevista al medio Paris Match. Una historia de amor poco convencional, que data de más dos décadas y que sólo pudo concretarse hace 10 años.

“No era como los demás, no era un adolescente. Yo estaba completamente subyugada por la inteligencia de ese chico. Y poco a poco, venció todas mis resistencias”, contó la primera dama francesa.

Hija de una familia burguesa, trabajaba como profesora de Literatura en un colegio privado católico de la ciudad. Por entonces estaba casada con un banquero y tenía tres hijos cuando conoció a Macron. La marcada diferencia de edad, la relación idílica entre profesora y alumno y su situación marital hacían de esta posible relación todo un desafío.

A su vez, el entorno tampoco jugaba a favor. Los padres de Macron se oponían a su relación, y lo enviaron a estudiar a París. Ella siguió con su vida, con sus clases, su marido y sus hijos. Él, con la suya. Se preparó, se formó, trabajó en la banca privada y en el Gobierno y, como indica el destino, la vida los volvió a encontrar.

El 2006 fue un año bisagra para la pareja, ella finalmente se separó de su marido y deciden dejar atrás los prejuicios sociales, lo cual -un año más tarde- los llevar a sellar su amor en una ceremonia íntima. “Fue la consagración oficial de un amor, primero clandestino, incomprendido por muchos antes de que nos impusiéramos a ellos”, comentó el ex ministro de Economía.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp