coronavirus
Internacional

Capo colombiano da detalles en la corte sobre vida de “El Chapo” Guzmán

coronavirus

El capo colombiano, Alex Cifuentes, quien es el décimo testigo en el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, contó a una corte federal de Brooklyn, Nueva York, varios pasajes desconocidos sobre la vida de Guzmán, mientras se escondía en las montañas.

Lea También: VIDEO: En juicio revelan a “La Fiera” amante de El Chapo

“Cambió muchísimo (el negocio de las drogas) para mal, porque el Ejército comenzó a corretearnos muchísimo más”, relató Cifuentes.

Además, recordó que, en varias ocasiones, les tocaba dormir en el suelo ya que no podían llegar a un campamento, “siempre estábamos en alerta roja porque los helicópteros sobrevolaban en el área donde estábamos”.

Cifuentes, quien se describe como “el brazo derecho y el brazo izquierdo” del mafioso, con el cual vivió desde 2007 hasta 2009, también comentó varias anécdotas sobre El Chapo, como ser, las veces que esposa Emma Coronel Aispuro llegaba a la sierra para prepararle enchiladas, la forma en que lo protegía un buen grupo de hombres armados y hasta las visitas de sus “otras esposas”.

Lea También: INCREÍBLE: FBI revela lo siguiente sobre la esposa del Chapo Guzmán

Los pistoleros de El Chapo, recibían un pago de al menos mil dólares cada 20 días. Sumando las siete empleadas domésticas y decenas de agricultores de marihuana y amapola, el narcotraficante desembolsaba entre 150 mil y 200 mil dólares cada mes.

Según describió el testigo, para alimentar a todos sus empleados, había una persona encargada de realizar las compras, y subían la comida a la montaña en camionetas o avionetas.

Por su parte, la vestimenta, en su escondite, solía ser tipo militar para confundirse entre los bosques y jamás se apartaban de los rifles, las bazucas y armas de calibre 50. Además, comentó que Guzmán siempre portaba su pistola favorita, una 38 súper que tenía incrustaciones de diamantes y sus iniciales JGL en las cachas.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras
coronavirus