coronavirus
Internacional

Multitudes celebran la caída de Mugabe como segunda independencia de Zimbabue

coronavirus

Decenas de miles de personas se han reunido en el campo de deportes Highfields en Harare en lo que muchos describen como “un día histórico”. Ciudadanos se trasladaron de todas partes del país para exigir que el presidente Robert Mugabe dimita después de haber estado en el cargo durante 37 años.

Las calles fuera del campo de deportes están llenas de automóviles, camiones y autobuses que transportan personas de diferentes partes del país. Donde la multitud canta “bienvenidos a la nueva Zimbabue” y “finalmente somos libres”.

Un hombre dijo que había viajado durante la noche desde Bulawayo para “presenciar este día histórico”.

“Hemos esperado esto durante mucho tiempo. Hemos sufrido y ahora tenemos la esperanza de que nuestra situación cambie”, dijo a la prensa local un hombre que solo quiso ser identificado como Simba.

Los manifestantes marcharon por la ciudad derribando los recuerdos de la dominación de Mugabe, desde señales viales hasta carteles gigantes, cada paso dejaba en claro que su agarre de hierro finalmente se había aflojado después de casi cuatro décadas, incluso si aún no había sido removido formalmente de su cargo.

“Puedo decir que este es nuestro segundo día de la independencia, hemos esperado mucho tiempo”, dijo Nyikayaramba. “Hemos sufrido y alabo a Dios porque esto finalmente ha sucedido. Es un gran momento para ser zimbabuense “, mencionó un trabajador  de 32 años que no quiso ser identificado.

Las marchas para exigir su eliminación final del poder fueron originalmente planeadas por la máquina del partido del propio Zanu-PF de Mugabe y veteranos de la guerra de independencia. Pero fueron tomados por zimbabuenses comunes en un torrente nacional de emociones.

“Estamos aquí para luchar contra Mugabe. Debe irse hoy, no mañana”, dijo Clara Nkata, de 28 años, una vendedora ambulante que dijo que nunca antes había asistido a un mitin y que no pertenecía a ningún partido político.

Abracemos a honduras
coronavirus