Clima Virales

CURIOSIDADES: Once gritos de la tierra expresando que está sufriendo un cambio climático

Once Noticias, le hace un recuento de fenómenos naturales que dejaron miles de muertes y daños materiales, colapsando ciudades enteras. ¿La tierra nos estará dando un aviso?

Nadie nunca estará a salvo de sufrir por un desastre que provoque la naturaleza, además no existe ningún país que no haya sufrido estos ataques naturales.

Terremotos, huracanes, ciclones, inundaciones, tsunamis, erupciones volcánicas y más, ¿será un claro mensaje que la tierra está dando gritos de dolor, por todo el daño que hemos provocado?

¿Sera el calentamiento global?

El calentamiento global es un fenómeno que se está dando en nuestro planeta producto de una alteración en el proceso natural del efecto invernadero consistente en el aumento de la temperatura media del planeta.

Dicho esto, entendamos que el calentamiento global con su cambio climático es ya una realidad ineludible e imparable…. Y lo sorprendente es que toda esta revolución planetaria ya estaba anunciada desde hace mucho tiempo atrás, cuando todo esto era inimaginable…. Sí, y estaba escrito en la Biblia.

La biblia lo predijo.

La Biblia nos hace mención a profecías que hablan del fin de los tiempos, en donde aparecerán señales por todo el mundo. Algunas de estas señales son del tipo “desastres naturales”, de una manera considerable, como nunca antes habían ocurrido en la historia.

Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.” (Mateo 24:5-8).

Los huracanes en Estados Unidos, el terremoto de México, el tsunami asiático, mortíferas olas de frío y de calor, sequías y una larga lista de catástrofes que han ido aumentando en los últimos años, son un claro ejemplo de la masificación de los desastres que se han estado suscitando en diversas partes del planeta.

Videos impactantes de los fenómenos más recientes.

 

Lea También: Apocalipsis 8:8-9| Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar

Dentro de los desastres naturales, los terremotos están entre los más destructivos y atemorizantes, ya que la mayoría de las veces no dan aviso y nos atrapan completamente de improviso.  Hay temblores pequeños que sólo nos asustan y megaterremotos que terminan con muertos y un impresionante nivel de destrucción.

DATO CURIOSO: El daño de un huracán se mide por el número de muertos, por la intensidad, por la presión y por las pérdidas económicas que sufre la región en la que se produce.

A continuación, te mostramos los terremotos y huracanes de mayor impacto en el planeta:

1- El huracán más mortífero del Caribe (1780).

El Gran Huracán, también conocido como el huracán San Calixto II, ocurrió del 10 al 16 de octubre de 1780 y es para la mayoría el huracán más destructivo de la historia en la cuenca atlántica, con el mayor número de víctimas mortales de los que tenemos datos.

No se tiene constancia del nivel que adquirió, ni de la velocidad a la que soplaba el viento, pero las consecuencias de este huracán exceden ampliamente las consecuencias de otros ocurridos después en el Atlántico, también muy destructivos.

El huracán azotó las Islas Martinica, San Eustaquio y Barbados posiblemente con vientos que superan los 320 km/h. Dejó a su paso la escalofriante cifra de 27.500 muertos. Muchas de las muertes ocurrieron en el mar, entre las flotas de navíos españoles y holandeses, pero especialmente entre franceses y británicos que se encontraban en el Mar Caribe debido a la Revolución Americana.

La tormenta se originó en el Mar Caribe, al parecer en la zona de las islas de Cabo Verde, y tardó dos días en llegar a Barbados. Allí los relatos de la época cuentan que el viento era tan violento que gritando no se podían oír ni ellos mismos y que arrancó la corteza de los árboles antes de tirarlos. Todas las casas quedaron destrozadas.

En Santa Lucía se sabe que una flota británica, que se dirigía desde Nueva York a las Indias Occidentales, perdió ocho naves de guerra, del total de 12 que habían zarpado. Muchos de los barcos que se encontraban en el puerto rompieron sus amarras y acabaron entrando en el pueblo.

Uno de estos barcos destrozó el hospital. La isla fue devastada hasta tal punto, que un explorador británico enviado para calibrar los daños, pensó que un terremoto acompañó a la tormenta.

En Martinica el terrible huracán causó 9.000 muertes, con una marejada ciclónica de 7,6 metros de altura. En San Eustaquio, hubo entre cuatro y cinco mil. Después de arrasarlas avanzó hasta Puerto RicoLa Española y Florida. La última vez que se observó fue el 20 de octubre en la Isla de Terranova, Canadá.

2- Terremoto en Haití (2010).

El terremoto de Haití de 2010 fue registrado el martes 12 de enero de 2010 a las 16:53:09 hora local (21:53:09 UTC) con epicentro a 15 km de Puerto Príncipe, la capital de Haití.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el sismo habría tenido una magnitud de 7,2 grados y se habría generado a una profundidad de 10 kilómetros.

Murieron unas 316.000 personas. Aunque horas después, se reportó que un Tsunami de mínimas proporciones se registró y mató a 4 personas. Este terremoto ha sido el más fuerte registrado en la zona desde el acontecido en 1770.

El sismo fue perceptible en países cercanos como Cuba, Jamaica y República Dominicana, donde provocó temor y evacuaciones preventivas.

3- El segundo huracán más mortífero de la vertiente atlántica (1998).

El huracán Mitch, con unos vientos sostenidos de 290 Km/h como velocidad máxima. Este huracán dejó tras de sí a 18.000 muertos en América Central entre el 22 de octubre y el 5 de noviembre de 1998. Sólo ha sido superado en número de muertos por el Gran Huracán de 1780. Causó unas pérdidas económicas de miles de millones de dólares.

El Mitch se formó a partir de una onda tropical en el Atlántico, pronto pasó a ser depresión tropical y más tarde tormenta tropical. Fue en ese momento cuando se le asignó el nombre de Mitch. La tormenta tropical se transformó en huracán el 24 de octubre y a los 2 días ya había alcanzado la categoría 5 en la Escala Saffir-Simpson, con una presión de 905 milibares.

El Centro Nacional de Huracanes monitoreó al huracán desde su formación en el Mar Caribe, y se pudieron evacuar 45.000 personas de las Islas de Bahía, en Honduras, preparándose un dispositivo acorde.

Los gobiernos de Belice y Guatemala Lanzaron una alerta roja y avisaron a los habitantes de cayos e islas para que se pusieran a salvo. Se evacuaron las zonas de las costas del Caribe, unas 100.000 personas en Honduras, 10.000 en Guatemala y 20.000 en el estado de Quintana Roo, México.

En Honduras y Nicaragua se registraron las mayores precipitaciones de la historia, causando enormes inundaciones y corrimientos de tierra que se llevaron la vida de casi 11.000 personas, y dejaron unos 8.000 desaparecidos, convirtiendo al huracán Mitch en el segundo huracán más mortífero del Atlántico.

Los daños de las inundaciones se calculan en 6 mil millones de dólares. El huracán provocó olas de hasta 6,4 metros en Honduras. El daño fue tan grande que se estima que se destruyó entre el 70 y el 80% de la infraestructura del país.

Tras el paso por las costas de Nicaragua y Honduras, el huracán Mitch se debilitó poco a poco hasta convertirse en un huracán de categoría 2. Siguió debilitándose hasta ser de nuevo una depresión tropical mientras pasaba sobre Guatemala el 31 de octubre.

Pero se organizó y volvió a convertirse en tormenta tropical estando en el sur de México, pasando primero por Mérida en la península de Yucatán, y tocando tierra por última vez a su paso por Florida.

En el Mar Caribe las olas alcanzaron hasta 4 m de altura y las ráfagas de viento hasta 67 km/h. Muchas zonas fueron evacuadas. Se hundió un velero y sus 31 tripulantes murieron. En las Islas Caimán, en Jamaica y Panamá hubo fuertes lluvias, y viento de moderado a fuerte.

Cuando el huracán Mitch llegó a Costa Rica, las copiosas precipitaciones provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra, destruyendo casas, dejando a 4.000 personas sin hogar y matando a 7 personas.

En El Salvador hubo que evacuar a 500.000 personas y también se vió afectado por las inundaciones que dejaron a 59.000 sin hogar, causando 240 muertes y destrozando los cultivos y explotaciones agrarias.

A su paso por Guatemala el huracán Mitch provocó más inundaciones que destruyeron unas 6.000 viviendas y dañaron otras 20.000 y obligaron a evacuar a 100.000 personas, causando daños en los cultivos e infraestructuras.

El Mitch causó 268 víctimas mortales en Guatemala. En Belice, el huracán provocó fuertes lluvias y las inundaciones mataron a 11 personas. En México murieron 9 personas, aunque el daño no fue tan grande, hubo vientos huracanados y fuertes precipitaciones.

Finalmente en Florida, el Mitch causó una marejada de unos 2 metros de altura, con ráfagas de hasta 89 km/h y una tormenta con cinco tornados, dejando muchas casas totalmente destrozadas.

Tras el paso del devastador huracán Mitch, muchos países enviaron ayuda humanitaria y económica, en total unos 6.300 millones de dólares repartidos en toda Centroamérica. Se produjeron brotes de cóleraleptospirosis y dengue que se cobraron algunas víctimas más.

Honduras, que fue el país más afectado por el huracán, recibió ayuda rápidamente desde México, unas 700 toneladas de alimentos, 11 toneladas de medicamentos, 4 aviones de rescate, equipos de rescate con perros y equipos médicos.

Cuba también mandó médicos y Estados Unidos ayudó con las tropas que tenía desplazadas a Honduras y con una ayuda económica de 70 millones de dólares.

El nombre de Mitch fue retirado en la primavera de 1999 y fue reemplazado por Matthew en la Temporada de 2004. A pesar de la intensidad de este huracán los cazadores de huracanes de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América se atrevieron a acercarse con sus aviones.

4- Terremoto de Sumatra-Andamán (2004).

Países de todo el Océano Índico y mucho más allá se vieron afectados por el tsunami de Sumatra (también conocido como el tsunami de 2004, el tsunami del sur de Asia, el tsunami de Indonesia, el tsunami de Navidad y el tsunami de San Esteban), aunque Indonesia, Sri Lanka, India y Tailandia recibieron la peor parte.

Estructuras fortificadas contra la fuerza y la inundación de las aguas de tsunamis fueron simplemente barridas, como el paso de la marea sobre un castillo de arena. En total, cerca de 230.000 personas perdieron la vida y aproximadamente 1,7 millones de sobrevivientes fueron desplazadas y quedaron sin hogar, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS).

5- Huracán Fifi-Orlande (1974).

El Huracán Fifi azotó la región norte de Honduras el 18 de septiembre de 1974, causando las pérdidas humanas de alrededor de 8 a 9 mil personas y daños directos como damnificados y destrozos en cosechas de la zona norte e infraestructura.

El Huracán Fifi-Orlande comenzó como una “onda tropical” el 14 de septiembre de 1974, en la zona nororiental del Mar Caribe.

El 16 de septiembre de ese año, la depresión se intensificó a “Tormenta Tropical” con nombre de seguimiento “Fifi” cerca de las costas de la Isla de Jamaica ganando fuerza y extendiéndose en los días posteriores y alcanzando las costas de Honduras y Guatemala, ya con una magnitud de categoría 2.

Ese fenómeno climatológico ocurrido hace cuarenta años, es considerado como uno de los más devastadores y con mayor fuerza destructiva en el siglo XX, hasta el paso del huracán Mitch en 1998.

El 20 de septiembre de 1974, el Huracán Fifi se debilitó convirtiéndose de nuevo en una baja presión y dos días después impredeciblemente, el 22 de septiembre volvió a ganar fuerza para azotar la costa de México y el 24 del mismo mes se disipo en las cordilleras montañosas de México.

Se registró que en Guatemala, 200 personas perdieron la vida a causa de este fenómeno climático, con datos proporcionados por la Comisión Económica para América Latina, CEPAL, se puede comprobar la magnitud de daños causados por el “Huracán Fifi” durante el año de su arribo 1974 y los posteriores de 1975 y 1976 en los cuales el gobierno de Honduras destino proyectos de rehabilitación social y reconstrucción de infraestructura por 600.000000 millones de Lempiras y los gastos en el presupuesto nacional, alcanzaron hasta un 30% anual.

6- Terremoto y tsunami de Japón (2011).

El terremoto y tsunami de Japón de 2011, denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku de 2011 o Gran terremoto de Japón oriental del 11 de marzo, fue un terremoto de magnitud 9,0 que creó olas de maremoto de hasta 40,5 metros.

El terremoto ocurrió a las 14:46:23 hora local del viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón.

Tras el terremoto se generó una alerta de tsunami para la costa pacífica de Japón y otros países, incluidos Nueva Zelanda, Australia, Rusia, Guam, Filipinas, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Nauru, Hawái, Islas Marianas del Norte, Estados Unidos, Taiwán, América Central, México, Alaska, Canadá, además en Sudamérica, Colombia, Perú, Ecuador, Tierra del Fuego, Argentina y Chile. Murieron 115.845 personas.

7- Huracán Camille (1969).

El Huracán Camille es, junto con los huracanes Gilbert y Katrina, el huracán más intenso que han visto los Estados Unidos. Alcanzó una velocidad sostenida de 320 km/h y una presión atmosférica de 905 milibares.

Azotó Mississippi, Luisiana, en agosto de 1969 y alcanzó la categoría 5. Causó daños catastróficos al impactar cerca de la desembocadura del Río Mississippi durante la noche del 17 de agosto. En total tuvo 259 víctimas mortales y causó daños por 1.420 millones de dólares.

La tormenta se había formado el 14 de agosto y se fue intensificando muy rápidamente. Pasó bordeando la región occidental de Cuna con una fuerza de Categoría 3. En el Golfo de México cogió más fuerza y tocó tierra con una presión mínima central de 905 hPa y vientos sostenidos de 305 km/h, con una marejada ciclónica de 7,3 metros de altura.

Luego se extendió por la costa de Mississippi causando inundaciones y muertes tierra adentro, al pasar las montañas Apalaches de Virginia.

La respuesta tras la tormenta implicó fuerzas y organizaciones a todos los niveles. Se administró y coordinó un programa para desastres, que proveyó comida y refugio a los damnificados al día siguiente. El 19 de agosto se declararon zonas catastróficas Misisipi y Luisiana.

El presidente Nixon envió 1.450 tropas regulares y 800 ingenieros de la Armada de los Estados Unidos que llevaron toneladas de comida, vehículos y transporte aéreo. Los voluntarios y el ejército se encargaron de encontrar a los supervivientes y hacerse cargo de los cadáveres. Se dictaron estrictas leyes urbanísticas durante el proceso de reconstrucción.

La devastación del huracán Camille inspiró la implementación de la escala de huracanes Saffir-Simpson y el nombre Camille se quitó de la lista de nombres de huracanes  que se usan cada año. Nunca se eligió un nombre para sustituirlo, pues se creó una nueva lista para las temporadas de huracanes en el Atlántico de los años 1971-1980.

8- Terremoto México (1985).

El 19 de septiembre de 1985 a las 7.17 de la mañana un terremoto catastrófico provocó la muerte de 10.000 personas y dejó más de 5000 desaparecidos.

Al haber sido las autoridades superadas por el sismo, la sociedad civil salió a las calles para rescatar a quienes habían quedado atrapados bajo los escombros. Gracias a esa ayuda, 4000 personas fueron salvadas de morir atrapadas.

El terremoto de 1985 indignó a México, no sólo por la pobre respuesta del Gobierno, sino también por los daños que se podrían haber evitado si se hubieran seguido los protocolos de seguridad y no se hubiera escatimado en gastos para construir con materiales resistentes a los temblores.

9- Huracán Gilbert (1988).

El Huracán Gilbert, conocido también como huracán Gilberto, Huracán del Siglo (XX), y en Cuba como El Huracán Asesino, es otro de los huracanes registrados más devastadores que ha conocido la vertiente atlántica. Este ciclón golpeó durante 9 días el Caribe y el Golfo de México en septiembre de 1988.

Gilbert se formó el 8 de septiembre de 1988 cerca de las Islas de Barlovento. Se convirtió en tormenta tropical  al desplazarse sobre aguas cálidas del Caribe. Se intensificó hasta convertirse en un huracán importante el día 10 de septiembre y tocó tierra por primera vez en Jamaica, siendo ya un huracán de categoría 4, con unos vientos de 240 Km/h.

Mientras se alejaba de Jamaica, el huracán Gilbert se intensificó y se convirtió en huracán de categoría 5 cuando atravesaba Gran Caimán. Gilbert siguió empeorando hasta alcanzar unos vientos de 296 Km/h y una presión mínima de 888 milibares, que era la más baja registrada hasta ese momento.

La velocidad de sus vientos sólo la supera el huracán Camille (1969) y el huracán Allen (1980) y la presión que estableció no ha bajado hasta 2005 cuando el huracán Wilma estableció un nuevo récord con 882 milibares.

La segunda vez que Gilbert se posó en tierra fue en la península de Yucatán, el 14 de septiembre, como huracán de categoría 5. Provocó inundaciones en el norte de México antes de llegar a los Estados Unidos y desaparecer.

El huracán Gilbert dejó a su paso 341 muertos, la mayoría en México, y unos daños estimados para los territorios afectados de 5,5 billones de dólares de la época. En el norte de Venezuela el huracán Gilbert produjó inundaciones que mataron 5 personas.

En Jamaica una ola ciclónica de casi 6 metros y las copiosas precipitaciones provocaron inundaciones tierra adentro en las que murieron 45 personas y un niño recién nacido, convirtiendo al huracán Gilbert en el peor huracán que ha asolado Jamaica desde el huracán Charlie en 1951.

Las pérdidas se estimaron en 4 billones de dólares de la época. Además destrozó cultivos, edificios, casas y carreteras e incluso una avioneta que quedó hecha añicos.

En México unas 35.000 personas se quedaron sin hogar y 83 barcos se hundieron cuando el huracán Gilbert llegó a la península del Yucatán. Los daños se estimaron entre 1 y 2 billones de dólares de la época. En la región de Cancún se calculan pérdidas en turismo de 87 millones.

En el nordeste de México, las copiosas lluvias en Monterrey causaron inundaciones. Unas 100 personas murieron en cinco autobuses que los estaban evacuando.

En los Estados Unidos el huracán llegó por Texas, donde hubo daños menores cuando el Gilbert tocó tierra. Se formaron tornados en el área de San Antonio y se registraron fuertes precipitaciones en Oklahoma.

El nombre Gilbert fue retirado y reemplazado por Gordon porque los nombres de los peores huracanes se eliminan de las listas de nombres de huracanes.

10- Terremoto en Chile (2010).

La madrugada del 27 de febrero de 2010, a las 3.34 horas, cuando la población estaba durmiendo, uno de los mayores terremotos de la historia sacudió el centro-sur de Chile, con una magnitud de 8,8 grados en la escala de Richter.

El movimiento telúrico de una duración de cuatro minutos tuvo su epicentro en el océano Pacífico, frente a las localidades de Curanipe y Cobquecura, localidades ubicadas a unos 400 kilómetros al sur de la capital chilena.

El terremoto dejó daños importantes en la infraestructura de grandes ciudades y pequeños pueblos, desde las regiones de Valparaíso a la Araucanía, donde se concentra cerca del 80% de la población chilena, aunque los mayores daños se dieron en El Maule y Biobío.

Hubo destrozos en cerca de 500.000 viviendas y 2.000.000 de damnificados, aunque la mayor pérdida fue la humana: a causa del tsunami que azotó a las costas chilenas y a islas como Juan Fernández, hubo 156 personas fallecidas, 82 hombres y 74 mujeres, además de 25 desaparecidos.

Los sistemas de alerta mostraron en ese momento su fragilidad, ya que la información confusa de las autoridades, que descartaron un maremoto, impidió que la población evacuara las zonas costeras y mucha gente perdiera la vida.

11- El huracán que causó más daños económicos (2005).

El huracán Katrina asoló el sur y el centro de los Estados Unidos en agosto de 2005. El Katrina se formó sobre las Bahamas y comenzó siendo un huracán de categoría 1, tocando tierra en el norte de Miami por primera vez. Durante esta primera etapa el Katrina dejó 11 muertos y grandes inundaciones.

A su paso por Nueva Orleans la ciudad quedó inundada en su mayoría. Tras pasar por Miami se debilitó y se convirtió en una tormenta tropical que a su paso por el Golfo de México y al mezclarse con las aguas cálidas del golfo se transformó en huracán de categoría 5, con vientos de 280 Km/h y 902 milibares de presión atmosférica.

El 29 de agosto llegó a tierra entre Luisiana y Misisipi. Pocas horas antes de llegar a Nueva Orleans se ordenó la evacuación por parte de las autoridades ya que se preveía que fuera invadida por el agua al estar casi toda por debajo del nivel del mar.

La previsión y los avisos de las autoridades públicas llegaron tarde ya que Nueva Orleans quedó prácticamente inundada y con un total de 1.836 víctimas mortales y 705 desaparecidos. Las consecuencias fueron diversas.

Los sectores de la economía de Nueva Orleans se vieron afectados por culpa del Katrina, como sucedió en el caso de los casinos. También hubo problemas de salud pública debido al estancamiento y contaminación del agua y a los cadáveres. El vandalismo tomó un gran protagonismo porque la ciudad quedó abandonada y se terminaron las reservas de alimentos y de agua potable.

Debido al huracán Katrina, quedó paralizada la producción y el refinado de petróleo en la zona, lo que provocó especulaciones sobre el precio de los carburantes, ya que en esta región se produce la mitad de la gasolina que se consume en Estados Unidos.

El huracán Katrina también fue culpable de que en Luisiana un millón de personas se quedaran sin energía eléctrica y de que en los estados de AlabamaMississippiTennessee y Kentucky los afectados llegaran a un número similar.

Once Desastre Naturales

Obligó también a mucha gente a desplazarse fuera de sus hogares y a ser atendidos en casas de otras personas y hoteles. En total fueron desplazadas alrededor de 150.000 personas que se repartieron entre el estado de Texas, el de Luisiana y el de Mississippi.

El nombre de Katrina, debido a la gran devastación que provocó, fue retirado de las listas de nombres en primavera de 2006 y será sustituido por Katia en la lista que se usará en el año 2011.

¿Cual es su opinión sobre estos últimos acontecimientos naturales en el planeta? Déjanos tu opinión.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp

Concierto Rata Blanca

rata blanca

Prueba De Amor

Prueba de amor