fiestas-patrias
Nacionales Sucesos

Bala perdida trunca misión de joven creyente

Alejandra caminaba rumbo a su congregación sin imaginar que el trayecto perdería la vida.

Entre anécdotas de seres queridos y miembros de la iglesia “Ministerio Apostólico Avance Misionero”, que daban fe de sus buenas obras, fue despedida la joven Lenis Alejandra Sevilla Carbajal, a quien una bala perdida le arrebató la vida el pasado sábado.

En su casa de habitación se ofició un “culto” mientras sus restos eran velados antes de ser sepultados en el cementerio “Amor Eterno” de la colonia San Miguel en Tegucigalpa.

Su fe evangélica y su pasión para seguir el camino de Dios, hizo de Alejandra Sevilla una persona fructífera que contribuyó a cambiar las vidas de muchos jovencitos en situaciones conflictivas, así es como la recuerdan sus cercanos y “hermanos en Cristo”.

Según sus allegados, solía llevar a la iglesia a niños y jóvenes que vagaban por la calle y que luego fueron transformados por la palabra de Dios.

Su padre, Gustavo Sevilla, indicó que su hija tenía 17 años de asistir a la iglesia y que era líder en su congregación. Don Gustavo está seguro que su amada hija “se fue con Cristo”.

Lea También:
Muere asfixiado por salvar a sus dos hijos de un incendio

El fatídico día

El sábado alrededor de las 6:30 a.m. Lenis Alejandra de 24 años, transitaba por la colonia 14 de marzo de Comayagüela para dirigirse a una reunión de jóvenes en su congregación, de pronto se vio en medio del fuego cruzado entre pandilleros y policías militares y un proyectil impactó su cabeza dejándola gravemente herida.

La joven fue trasladada de emergencia al Hospital Escuela Universitario, pero falleció minutos después a causa de la mortal herida.

Sueños truncados

El sueño más cercano que Lenis Alejandra tenía por cumplir era casarse en los próximos meses con novio de años, dijeron sus familiares.

Además, iba a graduarse de psicóloga, carrera que estudiaba en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La vida de Alejandra se apagó, pero la buena semilla que sembró en la juventud que evangelizaba seguirá dando frutos y siempre será recordada como el instrumento de Dios para un cambio en sus vidas.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras