Internacional

EE UU: Inmigrante fue esclavizada sexualmente por otra mujer durante dos años

hillroydrogueria

Una joven mexicana de 22 años de edad, vivió una verdadera pesadilla tras aceptar alquilar su vientre.

La trágica historia comenzó cuando la hispana, cuyo nombre las autoridades mantienen en confidencialidad, viajó de manera ilegal a Estados Unidos contratada por otra mujer de origen mexicano residente en el estado de la Florida.

Esthela Clark de 47 años, en su obsesión por ser madre, decidió contratar a unos “coyotes” para que llevaran a la joven a la que había prometido el pago de 4 mil dólares por el alquiler de su vientre. La joven aceptó el acuerdo de quedar embarazada del novio de Clark, pero ignoraba el método que sería utilizado por la obsesionada mujer.

Esthela Clark podría pasar hasta 20 años en prisión por los delitos que enfrenta.

Primeramente, Clark le ordenó a la joven hispana que se mudara a su vivienda, a pesar de ser una pequeña propiedad de una sola habitación. Ahí la víctima tuvo que convivir con la pareja al mismo tiempo. A la semana de estar con ellos, fue obligada a presenciar cómo Clark y su novio, identificado como Rolando Castellanos, mantenían relaciones sexuales y luego intentaba inseminarla ella misma.

Lea También: Condenan a 51 años a violador de menor en Colombia

En el aberrante hecho, la mujer sustraía el semen del condón y lo ponía en una jeringa que luego inyectaba en el interior de la joven. Esto se repetía hasta cuatro veces al día.

Pero el tiempo pasaba y la joven no quedaba embarazada, entonces Clark comenzó a restringirle las porciones de comida alegando que la mujer tenía sobrepeso y esto le impedía concebir, luego le exigía que limpiara toda la casa y la obligaba a dormir en el piso de la sala.

La pesadilla, que sucedió entre 2012 y 2015, duró poco más de dos años; volviéndose una completa esclavitud ya que la víctima estaba fuertemente amenazada, incluso una noche fue violada por dos hombres desconocidos en presencia de la mujer que se había convertido en su verdugo.

La mujer también obligó a su víctima a trabajar en un restaurante de la zona y darle las ganancias semanales, siempre bajo constante intimidación. Hasta llegar al punto de impedirle cualquier comunicación con su familia en México. El calvario terminó cuando un conocido de la víctima interpuso la denuncia ante las autoridades.

Ahora, Esthela Clark enfrenta cargos severos como tráfico de personas, tráfico sexual de menores, trabajo forzado y tráfico de esclavos. En su comparecencia este lunes ante la corte, la acusada se declaró culpable  y podría ser condenada hasta 20 años de reclusión por estos delitos.

subete CC La hija del E. IK

Acerca del Autor

Avatar

Celeste Reyes

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario