Internacional

VIDEO: Madre soltera hondureña sera deportada sin sus tres hijas

madre hondureña deportada

Sus hijas, Sherly, Stacey y Sheyla se enfrentan a un futuro incierto sin su madre, que se irá de Estados Unidos el 19 de marzo. Las niñas deberán trasladarse a Chicago para vivir con su padre.

Bernarda Pineda, de 33 años, ha vivido en los EEUU hace 12 años, los últimos siete en Marysville. Ella dejará a sus tres hijas cuando regrese a Honduras.

Relato de Bernarda Pineda

video cortesía univision

  Lea También: Donald Trump demanda a California por proteger inmigrantes

Bernarda dijo al Herald.net que huyó de Honduras porque es un país  es políticamente inestable, empobrecido y peligroso, especialmente para las mujeres. Ella quiere algo mejor para sus hijos. Stacey tiene 9 años, Sheyla tiene 11 y Sherly tiene 14.

Pineda llegó a los EEUU Ilegalmente en 2006. Desde entonces, obtuvo una visa de trabajo, una licencia de conducir y un número de Seguridad Social.

Los no ciudadanos que tienen permiso para trabajar en los EEUU pueden solicitar un número, según la Administración del Seguro Social. Ella se registra cada mes con el Departamento de Seguridad Nacional.

Los documentos que guarda en una carpeta rosa muestran dónde firmaron los agentes de Inmigración y Control de Aduanas cada vez. En diciembre de 2017, se le dijo que se registrara de nuevo en abril.

El endurecimiento de las políticas de inmigración y la deportación de inmigrantes indocumentados son objetivos clave para la administración del presidente Donald Trump, quien prometió aumentar la dotación de personal para la aplicación de la ley de inmigración, centrarse en la deportación de delincuentes y asegurar mejor las fronteras del país.

madre hondureña deportada

  Lea También: (VIDEO) ¡TERRIBLE! Para TRUMP los inmigrantes son como serpientes venenosas

El mes pasado, Pineda recibió una inesperada carta de Homeland Security. Le dijeron que se presentara en la oficina de Seattle el 20 de febrero “para hablar sobre su caso de inmigración”.

Pineda habla algo de inglés, pero se siente más cómoda al comunicarse en español. No se le proporcionó un intérprete, por lo que Sherly, su hija de 14 años, lo tradujo cuando lo necesitó. Las autoridades le recordaron a Sherly que a ella tampoco se le garantiza una vida en los EE. UU., Según la familia.

Pineda ha estado trabajando con un abogado, pero funcionarios negaron su solicitud formal de permanecer más tiempo en los EE. UU. No hubo una “razón urgente humanitaria o de beneficio público significativo” para aprobarlo, según una carta de Marc Moore, director interino de la oficina de campo de EEUU Inmigración y Aduanas en Seattle.

Pineda no quiere dejar a sus hijas, pero siente que es más importante para ellos estar a salvo. “Honduras es muy pobre, muy peligroso”, dijo. “Hay asesinatos. Femicidio Es uno de los países más peligrosos del mundo “.

Su país de origen es conocido por las drogas y las pandillas, y docenas han muerto en protestas políticas desde las elecciones presidenciales de 2017 allí, según dijo Bernarda al Herald.

Bernarda Pineda no sabe si se le permitirá regresar a los Estados Unidos a través de una vía legal. 

 

Publicidad

Encuesta