coronavirus
Deporte Nacional

Acceso Denegado: Bicolor hondureña se queda sin entrenar en Trinidad

coronavirus

Esta mañana la selección hondureña no tuvo oportunidad de entrenar en el Estadio Hasely Crawford, sede del partido de este viernes frente a Trinidad y Tobago

La Selección de Honduras ya presenta algunos inconvenientes en su visita a la isla caribeña de Trinidad y Tobago. El estratega colombiano, Jorge Luis Pinto, tenía planificado realizar su primer entrenamiento ayer martes en horas de la tarde, pero un retraso en el vuelo privado que tomó el combinado catracho desde San Pedro Sula, cambió la agenda.

Honduras no ha podido entrenar este día en sueño trinitario.

El estratega cafetero decidió dar descanso a los jugadores después de un intenso viaje. En total, la delegación hondureña sufrió cuatro horas de vuelo más otras cuatro horas de espera en el aeropuerto Ramón Villeda Morales en la zona norte del país.

Lea También: Bochornoso altercado entre periodistas deja apenado al Choco Lozano

Un nuevo inconveniente tiene molestos a la federación hondureña de fútbol. Las autoridades del Estadio Hasely Crawford decidieron no prestar su principal instalación y brindaron una cancha de entrenamiento contiguo al coloso inmueble, que no reúne las mejores condiciones para hacer un buen día de trabajos colectivos.

FENAFUTH ha enviado una nueva petición, en la cual exigen a las autoridades trinitarias un reconocimiento formal de la cancha, en donde Honduras se estará jugando la vida este viernes para continuar en competencia para llegar al Mundial de Rusia el próximo año.

Pinto no ha podido realizar los trabajos planificados.

La ciudad de Couva representa un clima muy similar al de la costa norte en nuestro país. Para el día del encuentro, las autoridades meteorológicas esperan una gran cantidad de humedad, situación que puede afectar los intereses físicos de Honduras. ¿Podrá Honduras sobrepasar todos estos obstáculos para llevarse la victoria? Su opinión es muy importante para nosotros. 

Abracemos a honduras
coronavirus