Sucesos

SAN PEDRO SULA: Clonadores de tarjetas continúan cayendo en el país

Cortesía / Twitter

El supuesto clonador fue encontrado en posesión de 26 tarjetas de débito de diferentes bancos, 14 mil 950 lempiras en efectivo y un vehículo tipo turismo marca Ford Focus sin placas color negro.

Elementos policiales lograron la captura de un sujeto, a quien se le supone responsable de clonar tarjetas de crédito. La detención tuvo lugar en el barrio Barrandillas de San Pedro Sula.

De acuerdo a lo informado por la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA), mediante denuncia a la línea 911 recibieron una notificación que en una estación gasolinera ubicada en el barrio Barandillas se encontraba una persona en posesión de muchas tarjetas de crédito.

Por lo que desplazaron agentes para confirmar la veracidad de la denuncia. En el lugar fue detenido Eduardo Joel Ramos Morales (28) en el momento que realizaba retiros a un cajero automático.

Al momento de la detención se le decomiso 26 tarjetas de débito de diferentes bancos, 14 mil 950 lempiras en efectivo y un vehículo tipo turismo marca Ford Focus sin placas color negro.

Morales fue remitido a la Fiscalía, acusado por el delito utilización indebida del sistema de procesamiento de datos.

Lea También: Extranjero es detenido con equipo de clonar tarjetas

Las investigaciones dan cuenta que Morales ha sustraído alrededor de 300 cuentas bancarias de diferentes instituciones del sistema financiero del país. Logrando retirar aproximadamente 900 mil lempiras.

DATO:

La Interpol envió una “notificación morada” para advertir de un malware que infecta a las terminales de puntos de venta para clonar tarjetas de crédito o débito.

De acuerdo con la notificación, el modus operandi aplicado comienza cuando los presuntos estafadores, haciéndose pasar por personal de las instituciones financieras, envían mensajes aparentemente auténticos a las empresas o pequeños comercios informándoles de una “actualización del sistema de la terminal punto de venta” (de la computadora, no del lector de tarjetas físico), para lo cual les solicitan acceso remoto a la terminal e infectan la máquina a distancia.

Una vez instalado el malware, los intrusos pueden ver las transacciones efectuadas con tarjetas, interpretarlas, capturar la información e incluso redirigir los datos de las tarjetas a un servidor externo, sin que el comercio dueño de la terminal punto de venta o el tarjetahabiente se den cuenta, explicó.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp