Internacional

Praljak es el tercer criminal de guerra serbio que se suicida en tribunales

El suicidio del militar bosnio-croata Slobodan Praljak, impactó al mundo, al ser inmediatamente posterior a la pronunciación de la condena por crímenes de guerra por parte del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya, en Holanda.

Sin embargo este hecho no es el único de su clase, pues previo a él, otros dos militares de la región, también acusados de esos mismos delitos por genocidios durante la Guerra de Bosnia, que se dio entre el 6 de abril de 1992 al 14 de diciembre de 1995.

Slavko Dokmanovic.

El primero en tomar la decisión de acabar con su vida durante el juicio del TPIY, fue Slavko Dokmanovic, un serbio-croata acusado de genocidio por la muerte de más de 200 prisioneros de guerra croatas. Él fue encontrado muerto en su celda de la prisión de La Haya, en julio de 1998.

Misma opción tomó Milan Babic, un líder serbio en tiempos de guerra, quien a pesar de que en un principio colaboraba con la fiscalía y les daba todo tipo de información, fue hallado muerto en su celda en marzo de 2006, luego de quitarse la vida durante la noche o la madrugada previa.

Milan Babic.

La corte tampoco pudo pronunciar su veredicto sobre el expresidente yugoslavo Slobodan Milosevic, el principal acusado de su mandato. Fue hallado muerto en su celda el 11 de marzo de 2006, unos meses antes de la celebración del juicio. La autopsia determinó que murió por causas naturales.

El TPIY ha comunicado que las autoridades holandesas han iniciado “una investigación independiente” sobre la muerte de Praljak. Las pesquisas confirmarán si, como todo indica, la causa de su fallecimiento fue el veneno que ingirió en plena audiencia.

Todo apunta a que las medidas de seguridad del Tribunal serán revisadas, para que después de tres suicidios bajo custodia del Tribunal los protocolos de seguridad sean modificados. De momento, la sala donde se desarrolló la escena ha sido acordonada y no se permite el ingreso de nadie al lugar.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp