Arte

Por qué Virginia Woolf es un ícono del feminismo y que mensaje deja a las mujeres

El 25 de enero de 1882 nacía en Kensington, Londres, Adeline Virginia Stephen Woolf, más conocida como Virginia Woolf

Demasiado genial para pasar desapercibida

Hoy es el aniversario de su nacimiento y por eso queremos aprovechar la ocasión para contarte quién fue esta gran mujer y qué mensaje tiene para nosotras en pleno siglo XXI.

Personalidad destacada en la literatura inglesa del período de entre guerras, sus novelas experimentales fueron mal recibidas y muy criticadas por la academia. Virginia Woolf es considerada una pionera del feminismo porque escribió sobre experiencias de la mujer que nunca nadie había relatado antes.

Fue diagnosticada de bipolaridad y los efectos de la enfermedad marcaron su vida. Profundas depresiones le dificultaron su labor como escritora.

A los 22 intentó suicidarse y se arrojó de una ventana; pero como no era lo suficientemente alta, sobrevivió y no sufrió daños mayores. El 28 de marzo de 1941 Virginia llenó su tapado con piedras caminó hasta el río Ouse, cercano a su casa, y se dejó llevar por las aguas. ¿Te sigues preguntando por qué fue tan importante para el movimiento feminista? Estas son las razones por las cuales sigue siendo un ícono para miles mujeres alrededor del mundo hoy día:

virginia

1# Estaba muy interesada en la vida interior de las mujeres

Si bien su obra forma parte de la corriente literaria conocida como “modernismo”, sus textos se diferencian de otros autores de la época. Muchos de ellos se dedicaban a escribir sobre sexualidad sin tapujos y con un estilo más directo. Por su lado, Virginia le prestó atención a los detalles. En este proceso, le dio valor a las emociones y las interpretaciones del mundo que experimentamos las mujeres a diario.

Virginia creó una voz femenina que se dedicaba a tratar temas que no encajaban con la tradición. Colocó el acento en las experiencias y los pensamientos internos que se suceden dentro de la mente de sus personajes (¡y de tantas de nosotras!).

2# Fue fiel a sí misma (más allá de las circunstancias)

Durante la Primera Guerra Mundial sus colegas escribieron historias sobre los sucesos violentos que se daban en el campo de batalla. Como Virginia no podía ir a pelear posó su ojo narrativo en el impacto de la guerra en la vida del hogar los acontecimientos del día a día. Este abordaje reveló traumas del ámbito personal y la profunda tristeza que se respiraba en el ambiente. Algunas autoras de la época como Katherine Mansfield la criticaron con dureza por no escribir directamente sobre guerra y política. Pero Virginia continuó con la labor que se había planteado y siguió escribiendo convencida. Ella sabía lo que quería transmitir.

3# Criticó el patriarcado mucho antes que cualquiera

En sus novelas y sus muchas cartas para colegas literatos del Grupo de Bloomsbury dejaba en evidencia los doble estándares de la época.

Criticó el sistema patriarcal como la base que sustenta la propiedad privada y el mundo del trabajo, plagado de hipocresía, codicia y servilismo.

En la actualidad, casi todos acordamos que la paga de las mujeres en los empleos continúa siendo menor que la de los hombres (no en todos los casos) y que este es un problema que se ha ido resolviendo poco a poco, gracias al machismo. Sobre esto mismo ya hablaba Virginia en sus escritos mucho antes de que se organizaran marchas para cambiar la legislación.

En su libro Un cuarto propio explica con claridad que si una mujer no tiene libertad económica no puede darle rienda suelta a su creatividad y a su intelecto. Propugnaba la idea de igualdad por la que todas las mujeres tuvieran igual acceso a la educación, a un sueldo digno y a ser auto-suficientes. Además creía que para prevenir la guerra no bastaba con ser pacifista, también había que luchar para que las ideas políticas de las mujeres fueran escuchadas.

virginia-woolf

4# Veía la sexualidad como una construcción

Virginia se enfrentó con la educación tradicional con la que había sido criada y propuso una mirada distinta sobre lo “masculino” y lo “femenino”. Sostenía que las características que utilizamos para identificar a  hombre y mujeres están socialmente construidas.

Virginia creía profundamente en el poder que tenemos como mujeres y lo demostró en su vida y su literatura. Aún hoy nos propone que sigamos nuestro instinto, que encontremos nuestras propias razones y que lleguemos a conclusiones que sean nuestras. Cada una puede y debe elegir lo mejor para sí, aunque en el camino le toque desafiar convenciones sociales para lograrlo.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Publicidad

Agréganos a Whatsapp