Nacionales Sucesos Titulares

Policía Militar es asesinado por privado de libertad en la penitenciaría de Támara

Cablecolor

Un Policía Militar murió a manos de un privado de libertad en la penitenciaría nacional de Támara, Francisco Morazán.

Al Policía Militar lo identificaron como Pedro López Mejía de 26 años de edad oriundo de Santa Elena, departamento de La Paz.

Lea también: FNAMP detiene a supuesto cabecilla de la MS-13 en la capital

El ahora occiso estaba asignado al quinto batallón de esa institución y según informes desde la cárcel, notificaron que el agente cumplía con la obligación de llevarle comida al recluso.

No obstante, el privado de libertad aprovechó el momento y atacó al uniformado con un candado, por lo que el policía se desplomó al suelo donde el encarcelado lo remató propinándole más golpes.

Entre tanto, otros reportes exponen que la muerte del miembro de seguridad aconteció durante un amotinamiento en el cual mientras intentaban contener a los reclusos, López Mejía recibió un disparo.

Lea también: FF.AA. incauta droga a embarcación en Guanaja, Islas de la Bahía

De momento se conoce que el cadáver de López Mejía lo trasladaron hasta el Centro Legal de Medicina Forense de la capital donde lo entregarán a sus familiares.

Le puede interesar:

Ex policía hondureño teme por su vida tras cumplir su condena en EEUU

Tras arribar al país en un autobus con 135 hondureños deportados, el ex policía condenado  en Estados Unidos, Víctor Oswaldo López aseguró que tiene miedo de lo que le pueda pasar a él y su familia luego de cumplir su sentencia de cinco años de prisión en la nación norteamericana.

López regresó al país hace una semana, y desde entonces asegura que varios “carros sospechosos” de instituciones de investigación lo siguen a dónde va.

“Claro que tengo temor por mi vida y la de mi familia, ya lo plasmé en los Derechos Humanos. Yo me someto a cualquier investigación. No tengo nada que ocultar, lo único que quiero es disfrutar a mi familia”, contó.

En ese sentido, manifestó que tiene derecho a una segunda oportunidad, pues no le debe nada a nadie y tampoco es una amenaza.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro
Abracemos a honduras