Sucesos Titulares

Nuevo crimen de horror estremeció a Honduras

crimen de horror

La violencia se ha manifestado en repetidas ocasiones en el país, recientemente, pobladores del departamento de Lempira encontraron la cabeza de un hombre

Varios crímenes horrorosos han conmocionado a la población hondureña este 2018, que van desde decapitados, jovencitas asesinadas y ultrajadas en pleno transporte público, jóvenes que después de ser ultimados los colgaron de puentes en las vías públicas de San Pedro Sula, etc.

La última muerte dantesca reportada hasta ahora fue la de un hombre decapitado en el departamento de Lempira.

Uno de los pobladores no tenía reparos para sostener la cabeza del occiso mientras cámaras grababan el brutal suceso ante el espanto de la sociedad.

Se reportó que la cabeza correspondía a José Roberto Milla, quien fue asesinado por maleantes en dicho sector occidental.

Entre estas muertes espeluznantes se encuentran el crimen de Silvia Vanessa Izaguirre Antúnez (26 años), profesional de la medicina, quien iba a bordo de un autobús de Trujillo, Colón, cuando malvivientes la asaltaron e intentaron violarla, ella al negarse le dispararon en la cabeza cegándole la vida.

crimen de horror
Silvia Vanessa Izaguirre Antúnez

Otro de los hechos que escandalizó al país fue el asesinato de Olvin Adonay Ayala Zambrano (24 años), encontrado colgado desde el puente desnivel en San Pedro Sula, específicamente en la salida vieja a La Lima.

El cadáver de Ayala Zambrano fue encontrado colgado con sus manos esposadas y una bolsa negra le cubría el rostro.

crimen de horror
Olvin Adonay Ayala Zambrano

En otro hecho, a mediados del mes de marzo las autoridades reportaron el hallazgo de un hombre decapitado y posteriormente incinerado en la ciudad de Choloma, Cortés.

Mientras tanto a inicios del presente mes, dos hombres fueron ultimados en su propia por desconocidos en la ciudad de San Pedro Sula. Los cuerpos se encontraban maniatados.

Ellos fueron reconocidos con los nombres de Johan Alexis Rosales Flores y Aarón Mejía. Según versiones de los vecinos, los asesinos subieron el volumen del equipo de sonido de su vivienda para quitarles la vida.

Al día siguiente la música siguió sonando a todo volumen y esto alertó a los vecinos que llamaron al 911 y fue así que hallaron la escena dantesca.

En otro caso el pasado 10 de abril el profesional del derecho, Carlos Hernández, fue ultimado en su propia oficina ubicada en Tela, Atlántida, hasta el momento se desconocen los móviles y los autores materiales e intelectuales del hecho sangriento.

Muchos casos más de violencia, repetidas masacres y femicidios han enlutado a muchas familias hondureñas este 2018.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp