Nacionales Salud

NO CULPES A LA NOCHE | Niegan petición de “vacunas nocturnas” a discotecas y bares

vacunas en discotecas y bares de honduras
Ficohsa Partido Partido IP poder del amor

Luego de una petición hecha por dueños de clubes nocturnos, la Secretaría de Salud (Sesal) descartó llevar brigadas de vacunación anti COVID-19 a estos lugares.

César Barrientos, viceministro de la Sesal, indicó que ni las horas de operación y ni los entornos de discotecas y bares hondureños ofrecen un ambiente propicio para llevar a cabo campañas de vacunación.

“Los puntos de vacunación están abiertos durante el día. Hay suficiente vacuna y suficiente horario para vacunar a la población, no podemos pensar en que se podrá generar una actividad nocturna”, aseveró Barrientos.

Recordó, a manera de sermón, que “la gente que se siente motivada” a ir a vacunarse a un centro nocturno, “mejor” puede ir a inmunizarse a los puntos ya establecidos por las autoridades gubernamentales, de 8:00 a. m. a 4:00 p.m.

Lea También: En cuestión de semanas, covid arrebata la vida a una pareja y su bebé en Choluteca

El suplicio de la vida nocturna

El rubro de los clubes nocturnos es uno de los más afectados por la pandemia.

“Solo queremos trabajar ya”, se leía en una de las pancartas sostenidas durante una de las dos protestas simultáneas que trabajadores de los clubes nocturnos realizaron frente a instalaciones de la Secretaría de Trabajo, en Tegucigalpa y San Pedro Sula, el 22 de febrero pasado.

Todos los negocios hondureños se han visto afectados por la pandemia, lo que ha provocado que, según cifras del Banco Mundial, esta hecatombe sanitaria y económica deje a su paso la adición de 600 mil nuevos desempleados en el país.

Pero pocos rubros han resentido tanto esta crisis como el de los clubes nocturnos, cuyos bares, discotecas y otros establecimientos, que por suerte no se sumaron a la larga lista de caídos en bancarrota, luchan contra innumerables variables que afectan sus números; entre ellos, el repunte de contagios, el toque de queda y la persecución estatal.

Esta última petición es solo un esbozo de la realidad enormemente afectada que viven los propietarios y, consecuentemente, los empleados de estos sitios, que tienen a las juventudes de las grandes ciudades como principal público.

Cablecolor Cablecolor
El Milagro