Nacionales

Muere doctor que ayudó a diez mil hondureños a bajar de peso

Ikal

 

Entre los pacientes que atendía en su clínica nutricionista figura el presidente Juan Orlando Hernández, la Primera Dama y el candidato de Libre a la alcaldía capitalina, Jorge Aldana.

 

Después de permanecer internado 26 días en el Hospital Militar de Tegucigalpa, la mañana de este domingo falleció el reconocido nutricionista hondureño, doctor José Ramón Solórzano.

Solórzano fue atropellado la mañana del miércoles 15 de marzo en las cercanías del edificio Torre Libertad en el bulevar Suyapa de la capital de Honduras.

Según testimonios, Solórzano se encontraba realizando ejercicios matutinos en esa zona de Tegucigalpa y cuando estaba por cruzar la calle no se fijó en un carro-con placas salvadoreñas P571245- que venía y lo atropelló, dejándolo con serios golpes.

Hasta ese lugar llegó una ambulancia del Cuerpo de Bomberos para darle los primeros auxilios y trasladarlo al Hospital Militar, donde estaba siendo atendido en la unidad de cuidados intensivos.

Un video grabado por una televisora de la capital captó el momento en que iban a subir al galeno a la ambulancia que lo trasladaría al centro hospitalario y este cayó con todo y camilla al pavimento.

Todo un gurú

Solórzano era considerado el gurú hondureño de la pérdida de peso, con su famosa receta FEVA, que significa Frutas, Ejercicios, Vegetales y Agua. Nada más.

Solórzano afirmaba que en dos meses se miraban los resultados de esa receta, de lo que pueden dar testimonios más de 10 mil pacientes que atendió, entre ellos, famosos personajes, a lo largo de 14 años. Solórzano consideraba que su método no es para cobardes porque es muy riguroso y con mucha fe.

Recomendaba botar esas libras de más y de paso ponerse a salvo de las 35 enfermedades que provoca la obesidad con el doctor José Ramón Solórzano.

En su clínica y el hospital San Felipe atendía a más de mil personas mensuales con problemas de obesidad o que deseaban aprender a comer sanamente y cambiar sus malos hábitos de vida.

Explicaba que la obesidad no respeta religión, ricos ni pobres, “solo salga a la calle y se dará cuenta. Eso no es de clase social, sino del que come más”, afirmaba.

JOH era su paciente

El experto en alimentación tenía entre sus pacientes al presidente Juan Orlando Hernández, a quien le dictó por muchos meses la dieta que debía seguir para mantenerse en línea y saludable.

También atendía a la esposa del presidente y a otras figuras como ser Gladis Aurora López (vicepresidente del Congreso) y Reynaldo Sánchez (ministro de la Presidencia).

Sin embargo, siempre dijo que su clínica estaba abierta para todos los hondureños, independientemente de su condición económica, ya que se interesaba más por ayudar a una persona que estaba determinada a mejorar. “Es para todo mundo, para ricos, pobres, cachurecos, liberales, en fin. Bueno, si tengo a Jorge Aldana que es de Libre y el hermano de “Mel” Zelaya, don Carlos, otro disciplinado. La diputada del PAC, Fátima Mena, está linda, ella es mi paciente. Tengo todo tipo de pacientes.”, señalaba.

Habla una de sus pacientes

La señora Marissa Cucciardi, quien forma parte del grupo de “ex gordos” que atendió el doctor Solórzano, manifestó en la sala de velación de la funeraria “Nuestra Señora del Carmen”, que gracias al programa FEVA ello logró vencer la obesidad y mejorar notablemente su calidad de vida.

“Estamos muy apesarados, además de ser un gran especialista, el doctor Solórzano era también nuestro amigo, son miles de personas a quienes nos ayudó en esta lucha contra la obesidad. ÉL deja un gran legado en nuestro país”, agregó.

Asimismo, indicó que era una persona que irradiaba positivismo, lleno de Dios, que siempre les hizo mejores personas.

Breve perfil

José Ramón Solórzano nació en Tegucigalpa el 27 de agosto de 1960, cursó la primaria en las escuelas Panamá y Perú y a secundaria en el Instituto “Central Vicente Cáceres”.

Estudió medicina en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y una maestrían en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM), para la enseñanza de ejercicios dirigidos y entrenamiento personalizado para niños y adultos.

Además, es creador del programa “Actividad física para la salud”; una manera de enseñar a las personas a mejorar su salud a través de la actividad física y a comer saludable. Al momento de sufrir la embestida del vehículo se desempeñaba en el Hospital San Felipe y en su clínica privada.

Cablecolor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro