Internacional Nacionales Salud Titulares

Migrante hondureño trata enfermedad mortal en EEUU pero autoridades le dan 33 días para abandonar el país

Copa America Ikal

“Por favor, no me dejen morir”, ruega a las autoridades estadounidense, el jovencito hondureño de 16 años, que está entre la vida y la muerte, luego que le solicitaran salir del país en cuestión de días, y abandonar su tratamiento.

Jonathan Sánchez y su familia viven en una completa incertidumbre, tras anunciarse la clausura del programa de acción diferida por razones médicas, misma que los obliga regresar a Honduras en 33 días, de lo contrario serán deportados.

Lea También: Hombre quema, asfixia y asesina a niña hondureña de dos años en EEUU

Sánchez, sufre fibrosis quística, una enfermedad sin cura que afecta principalmente a los pulmones, en menor medida al hígado e intestino, provocando acumulación de moco espeso en esas zonas. Con el debido tratamiento, la persona afectada puede vivir hasta 37 años.

Cada seis meses la familia Sánchez pide la renovación del permiso para continuar en el Estados Unidos y poder tratar la enfermedad, pero en la última solicitud recibieron una terrible noticia: la petición fue denegada.  

“Hay muchas cosas que quiero hacer cuando sea adulto”, contó Jonathan, en medio del llanto.

Lea También: ¡TRAGEDIA! Hondureña muere ahogada en Río Bravo y su hijo de tres años desapareció

Un abogado especialista en defender a migrantes, explicó que pueden enviar nuevamente el documento, sin embargo, es muy difícil que le otorguen el permiso.

Sus padres, destrozados por la decisión de las autoridades estadounidenses, aseguran que lucharan por continuar en el país, y pelearan hasta el último momento por mantener a salvo a su único hijo, ya que, en Honduras, otra hija con la misma enfermedad, murió por no tener el tratamiento indicado.

Cablecolor
El Milagro