Davivienda
Nacionales

Michael Jahir regresa a su añorada Santa Rita en un ataúd

Ikal Cablecolor nicky

 

El joven hondureño paseaba junto a un amigo originario también de esta comunidad cuando fueron abatidos a disparos en una peligrosa calle de Nueva York

Michael Jair Banegas y Jefferson Villalobos.

Todo indicaba que sería una tarde genial. Michael Jahir Banegas López y su amigo de la infancia Jefferson Villalobos, se encontrarían en Nueva York después de un par de años sin verse.

Habían crecido y jugado juntos en las polvorientas calles del barrio Echeverri de Santa Rita, Yoro, y en incontables ocasiones se aventuraron por las riberas del Río Humuya, su parque natural de juegos.

Lea También: Los adolescentes son originarios de Santa Rita, Yoro, y fueron atacados en una peligrosa calle de la Gran Manzana.

Sin embargo, las cosas dejaron de ser divertidas con el paso del tiempo, ya que entraron a la adolescencia y se dieron cuenta que no todo era perfecto en su comunidad. No había oportunidades de empleo y las cosas se empezaron a poner violentas en Santa Rita. Ir al río ya no era una actividad segura.

Para su fortuna, ambos tenían familiares en los Estados Unidos y les hablaron de los riesgos de continuar viviendo en Honduras, por lo que, con mucho esfuerzo, lograron llevárselos. Jefferson se radicó en Miami y Michael Jair en Nueva York.

Un fatal reencuentro

Don Víctor Manuel Banegas, padre de Michael, manifestó que con mucho sacrificio lo mandaron para Norteamérica con la esperanza de que allá podría hacer una mejor vida, lejos de los problemas del desempleo y de los peligros que aquejan a los hondureños, pero lamenta que “ahora en los Estados Unidos está igual”.

Por su parte, el abuelo de Jefferson, Manuel Díaz, relató que el joven vivía junto a sus padres en Miami desde hace dos años y andaba en Nueva York sólo de paseo, visitando a unos familiares.

Sabiendo que su amigo estaba en la Gran Manzana, Michael se puso en contacto con él y acordaron salir a recorrer la ciudad juntos. Caminaron mientras conversaban y recordaban andanzas sin darse cuenta que estaban ingresando a una zona peligrosa, donde fueron abordados por un grupo de jóvenes delincuentes, quienes después de cruzar unas pocas palabras les empezaron a disparar.

Se presume que la razón del ataque pudo haber sido pelea de territorio por parte de los victimarios o un intento de robo.

Su retorno a Santa Rita

En medio del llanto de sus seres queridos, los restos mortales del joven Michael Jair llegaron esta mañana a su casa en el barrio Echeverri a bordo de una carroza de la funeraria Santa Rita.

El cuerpo de Jefferson estará llegando mañana sábado 22 de abril. Ambos serán velados en el barrio donde crecieron jugando, donde muchos amigos llegarán para rogar por el eterno descanso de sus almas y darles el último adiós. Sus sueños ya no podrán cumplirse. Se han marchado sin despedirse.

 

 

 

Davivienda
El Milagro
Abracemos a honduras