coronavirus
Nacionales Politica

Leonardo Garnier siente vergüenza de Álvarez Desanti por posición antigays

coronavirus

El exministro de Educación durante las administraciones Arias Sánchez y Chinchilla Miranda, Leonardo Garnier, conocido por sus posturas progresistas y su visión inclusiva de los derechos humanos (DDHH), decidió atacar al candidato de su propio partido, Liberación Nacional (PLN), por apegarse al grupo conservador que dice luchar contra la “ideología de género”.

Garnier no se guardó nada y en un texto en que menciona directamente a Antonio Álvarez Desanti, dice que siente vergüenza de que él sea quien representa a un “partido socialdemócrata y costarricense” al tiempo que comparte ese “discurso fundamentalista”.

Reproducimos  íntegro el mensaje del exministro, en donde llama a ejercer a un liderazgo desde su partido por los derechos de comunidades históricamente oprimidas.

“Estoy enojado y así, escribo esto. Al igual que otros países de América Latina, Costa Rica está sufriendo el embate de grupos conservadores fundamentalistas que buscan incidir en nuestra vida política, elevando sus propias creencias al rango de ley y de decisiones políticas que no solo los afectan a ellos, sino a toda la ciudadanía. Ya en el pasado tuvieron un triste impacto en nuestro país prohibiendo la fertilización in vitro por más de quince años, e impidiendo que muchas parejas que lo deseaban pudieran tener hijos. Hoy pretenden frenar los avances que hemos logrado en términos de una educación responsable para la sexualidad y la afectividad, buscan revertir los avances del feminismo y la igualdad de derechos para la mujer, y se oponen a la igualdad de derechos para todas las personas, incluyendo las poblaciones sexualmente diversas.

Su estrategia ha sido inventarse un término – ideología de género – y atemorizar a la gente repitiendo los mismos eslóganes y las mismas falsedades que circulan en otros países de América Latina. Así, afirman que esa supuesta ideología de género “es un movimiento mundial que promueve la masturbación, las relaciones del mismo género y el matrimonio homosexual y quiere hacer creer que un niño no nace hombre o mujer de forma natural, sino que eso es una imposición de la sociedad”.

Pero en realidad, lo que estos sectores fundamentalistas buscan es provocar miedo en la sociedad para conseguir apoyo a sus verdaderos objetivos: oponerse a la educación sexual, al disfrute responsable de la sexualidad y a la igualdad de derechos de todas las personas.

Es por eso que, como liberacionistas, me resulta inaceptable la posición de populismo conservador asumida por don Antonio Álvarez Desanti, al asumir como propia esta campaña contra la mal llamada “ideología de género”. Álvarez puede estar a favor o en contra del aborto, a favor o en contra del matrimonio igualitario. En eso podemos discrepar igual que podemos coincidir en otros temas. Pero es completamente otra cosa que, siendo candidato de un partido socialdemócrata y costarricense, haga suyo el discurso fundamentalista sobre “ideología de género” que recorre América latina, con las tristes consecuencias que él sabe que eso tiene para el país.

Al montarse sobre ese discurso, Álvarez o bien muestra ignorancia sobre el tema o, peor aún, evidencia un deseo oportunista de sacar provecho electoral del apoyo de esos grupos fundamentalistas. En cualquier caso, su posición me resulta vergonzosa en alguien que aspira a ser presidente de todos los costarricenses. Al asumir como propias estas posiciones, Álvarez valida un discurso oscurantista y una política que, en esencia, atenta contra nuestro tradicional respeto a la libertad y la igualdad de derechos de todas las personas.

Lo más grave es que no se trata solamente de Álvarez Desanti. En las últimas semanas hemos visto cómo, en busca del favor electoral, estas posiciones afines al fanatismo de ciertos sectores religiosos se vienen abriendo espacio en casi todos nuestros partidos políticos.
La democracia está siendo capturada, y entiendo el sentir de muchas personas que claman por algo de sentido común y no saben hacia dónde tomar.

El riesgo para la democracia costarricense es tan claro hoy, como cuando nuestros liberales del siglo XIX promovieron una clara separación entre la religión y la política. Las lecciones de la historia son claras: cuando la religión y la política se juntan, las dos pierden. Ni la política debe significar una amenaza para el libre ejercicio de la religiosidad de cada persona, ni la fe religiosa de algunos debe pretender convertirse en norma política que obligue a todos, a los que profesan y a los que no profesan esa fe. Cuando el poder político y el poder religioso se mezclan, el poder político se dogmatiza y el poder religioso se fanatiza. Juntos, se tornan totalitarios e irracionales.

El papel de los líderes es liderar, no ponerse detrás de los miedos con que se incita a la población. El papel de los estadistas es educar, no azuzar a la población buscando el apoyo fácil que surge de ese miedo. Los dirigentes políticos que se arropan del populismo conservador y tratan de aprovechar este miedo para obtener réditos electorales de corto plazo, le hacen un flaco servicio a la democracia y ponen en peligro la igualdad de derechos de todas las personas.

Costa Rica merece un liderazgo político más responsable y, sobre todo, más valiente. ¿Será tanto pedir?”

La hermana de Antonio Álvarez

Uno de los comentarios a la publicación de Garnier que más llamó la atención, fue el de la hermana del candidato verdiblanco, Gloria Álvarez Desanti, quien afirmó en el mismo párrafo que ella está a favor de los derechos de la comunidad gay, pero que se opone al matrimonio igualitario.

“Nosotros como socialdemócratas abogamos por la lucha contra los embarazos juveniles, con políticas publicas para reintegrar a las jóvenes madres al proceso económico a través de la educación. Respetamos a la comunidad LGTB. Nos oponemos al aborto y al matrimonio del mismo sexo”, respondió Álvarez a la publicación de Garnier.

Esto, desencadenó toda clase de críticas a la doctora en ciencias políticas, señalando posiciones paradógicas el hablar de apoyar los derechos y oponerse a ellos al mismo tiempo. El mensaje ha sido reproducido sobre todo en Twitter, donde fue compartido en varias oportunidades.

El movimiento Fuerza Verde, que representa a los jóvenes del PLN, también fue criticado por postear que la agrupación defiende los derechos de la comunidad sexualmente diversa.

Reacción desde la campaña

En Once Noticias intentamos conocer la respuesta de Antonio Álvarez, sin embargo su encargada de prensa Evelyn Fachler, indicó que él se encontraba en un debate presidencial en un centro penitenciario y que la agrupación aún no ha emitido un comunicado oficial.

No obstante, comentó que el PLN es un partido en el que sus miembros pueden comulgar con distintas ideas, sin que por ello dejaran de estar unidos por principios comunes.

“Liberación Nacional es un partido grande donde no todo el mundo piensa igual, pero es un partido donde hay democracia y la gente tiene la libertad de pensar de forma distinta, de manifestarse de forma distinta y de opinar también de distinta manera”, indicó Fachler.

La periodista expresó asimismo que esto no hará que Garnier tenga ninguna clase problema ni represalia en el partido y que más bien su opinión es bien recibida.

“Don Leonardo es parte del partido, se acepta perfectamente que él tenga una posición diferente a la de don Antonio. Se puede convivir pensando diferente, precisamente de eso se trata la democracia”, finalizó la vocera de Álvarez Desanti.

 

 

6 Comments

Clic aquí para dejar su comentario

  • Bravo don Leonardo!! Alvare De Santi se vendió!! Sucumbió a las presiones de los que no se en que les afecta el matrimonio y la felicidad de los demás, se las dan de buenos y son un aterro de corruptis agresires de mujeres y niños

  • Wow Don Leo le dice a Desanti que siga adelante con la nueva línea ideológica que vino metiendo desde el gobierno de Chinchilla y que otros dentro de su partido van adoptando. Pude apreciar como padre de familia el deterioro académico de su gestión educativa desde mi primer hijo hasta mi última hija. Don Leo quizá tenga razón de la posición acomodada de Desanti…debió ser más claro y firme desde su gestión en la asamblea como lo han sido otros. Garnier a esto lo califica de vergonzozo y de fundamentalista y me pregunto si el querer meter a todo un país con argumentos sentimentales a su ideología no es más vergonzozo y fundamentalista.

  • Nunca seré del Liberación, mucho menos partidario de Desanti; pero en esto de la ideología de genero si estoy de acuerdo; la tolerancia hacia personas gays es una cosa, el respeto que merecen como personas también se debe tener; pero la imposición ideológica; en donde a groso modo, quieren que lo malo se le llame bueno, donde pretenden que las personas pierdan la identidad macho-hembra se pierda; por indefinidos; eso no

Abracemos a honduras
coronavirus