Nacionales

Las penas más duras vuelven más violentos a los pandilleros

tendencia Fiestas Patrias poder del amor Ikal

El proyecto “Proponte Más” de la USAID en nuestro país se ha interesado en el trabajo periodístico de Once Noticias y ha indicado que se enfocan más en el tema de prevención, trabajando con la familia e implementando nuevas soluciones contra los riesgos que los jóvenes enfrentan de participar y convertirse en víctimas de la violencia.


 

pandillas 1

El endurecimiento de las penas contra los integrantes de pandillas, sin tratar el fenómeno de manera integral y sin contar con cuerpos de seguridad y entes de investigación eficientes, provocan inmediatamente un incremento en los niveles de violencia de los antisociales, que, amparados en la impunidad existente, desafían descaradamente al Estado.

Esta es una realidad actual nuestra y una situación que países como El Salvador vienen experimentando con algunos años de anticipación, por lo que se debe aprender de su experiencia para aplicar las medidas correctas y oportunas.

Un elemento que continúa desatando el fenómeno de las pandillas es la exclusión social, ya que la mayor parte de personas que ingresan a estos grupos siguen perteneciendo a las clases con menos oportunidades.

El segundo punto importante es la incapacidad estatal para atacar el problema desde una perspectiva integral, ya que las medidas empleadas hasta el momento sólo aumentaron la violencia.

Bajo este contexto, es importante considerar que las pandillas son un problema que tiene varias causas y que por lo tanto no se resolverá en el corto plazo. El fenómeno necesita un trabajo que incluya planes de reinserción social, combate a la corrupción, mejoras en el sistema carcelario y un reenfoque en el modelo de desarrollo para que se preocupe más por los grandes segmentos de la sociedad.

Perspectiva integral

Bajo este contexto, Gustavo Ochoa, oficial de comunicaciones del proyecto “Proponte Más” de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), explica que trabajan en nuestro país del lado de las familias vulnerables e implementando nuevas soluciones contra los riesgos que los jóvenes enfrentan de participar y convertirse en víctimas de la violencia.

Destaca que para lograr las metas propuestas están presentes en cinco municipios de nuestro país:  Distrito Central, San Pedro Sula, Choloma, Tela y La Ceiba.

pandillas 2

Agrega que el equipo de Proponte Más está compuesto por más de 70 consejeros familiares y un diverso equipo operativo. “Nuestro trabajo está enfocado en reducir los factores de riesgo a los que se enfrentan los jóvenes y que puedan causar que se incorporen a grupos delictivos.  Proponte Más realiza intervenciones simultáneamente en un nivel horizontal (estructural) y vertical (multi-generacional) del sistema familiar”, afirma.

Explica que el programa está basado en la experiencia de prevención secundaria implementada en la ciudad de Los Ángeles, California. Luego de un programa piloto de 18 meses en Tegucigalpa, entre 2013 y 2015, Proponte Más inició sus operaciones a nivel nacional el 4 de enero de 2016.

“En Proponte Más vemos al joven como parte de un sistema y que sus acciones reflejan la salud de su comunidad y de su familia”, agrega.

Indica que de acuerdo al Modelo de Sistemas Familiares que utiliza este programa, han identificado factores de riesgo como ser: tendencias antisociales, neutralización de culpa y eventos críticos en la vida, los cuales determinan si un joven está en riesgo de unirse a un grupo delictivo.

“Nuestro programa recibe a jóvenes que son referidos por sus padres, maestros o líderes comunitarios, y nuestros consejeros les aplican una herramienta llamada Y-SET que determina lo niveles en estos factores de riesgo”, apunta.

Ochoa manifiesta que el enfoque de Proponte Más es ver al joven como parte de un sistema y señala que en este momento están trabajando con más de 600 familias en 90 comunidades.

Por medio de consejería familiar, buscan reducir los factores de riesgo del joven. “Nos enfocamos en las familias de ellos, porque creemos que, al cambiar el entorno del joven, se cambia el riesgo que él tiene de unirse a una pandilla. Adicionalmente, estamos capacitando a líderes en las comunidades donde trabajamos para que ellos también puedan proveer apoyo a las familias de los jóvenes que presentan estos factores de riesgo”, concluye.

 

Cablecolor
El Milagro