Coronavirus Nacionales

Largas filas para comprar oxígeno, para pacientes con COVID-19 en Honduras

Cablecolor

Debido al incremento por casos de COVID-19 y la falta de cupos en los centros hospitalarios, muchas familias han decidido comprar oxígeno y tratar los pacientes en casa.

Las empresas dedicadas al rubro de la venta de oxigeno han tenido que ampliar sus atenciones hasta 24 horas diarias. El precio varía de acuerdo con el tamaño del tanque y oscila entre los 500 y 1,000 lempiras.

En la 33 calle, sector El Polvorín, San Pedro Sula, está la empresa Oximaya, donde afuera del inmueble se forman extensas filas de personas en sus vehículos esperando llenar el cilindro de oxígeno.

Lea también: Santa Bárbara: En menos de un mes una madre y sus tres hijos mueren por COVID-19

Una de las personas hizo un vídeo de lo que sucedía, comentó que era lamentable la situación de tanto carro haciendo fila, ya que, en las pailas y baúles trasladaban los tanques.

Asimismo, “Usted puede ver la fila de carros, a las 6:10 PM, porque están agotados y quizá esta gente está trabajando a doble turno, porque es exagerado la cantidad de personas”.

Manir Sabas, residente en la colonia Kitur del norte del país, dijo que esperó más de dos horas para llenar el cilindro de oxigeno debido a que un familiar tiene COVID-19 y es atendido en casa.

“Decidimos tenerlo en la casa, fuimos al triaje de Infop, ahí le hicieron la prueba, le dijeron en ese momento que no necesitaba hospitalización, pasó mas o menos una semana para que empezara a necesitar oxigeno” indicó Sabas.

Por otra parte, el viceministro de Salud, Roberto Consenza, expresó que no es recomendable que una persona grave por el coronavirus sea tratada en casa porque requiere de exámenes de laboratorio, rayos X y tac pulmonares.

“El paciente requiere de una atención médica, es necesario un diagnóstico y la supervisión médica porque se lleva una regulación en la cantidad de oxígeno, porque depende de la saturación que pueda tener en ese momento”, enfatizó Cosenza.

 

El Milagro
Abracemos a honduras