coronavirus
Nacionales Titulares

Once momentos en la vida de Rosa Bonilla antes de llegar a Támara

Caso primera exprimera dama

De secretaria en el Despacho de Porfirio Lobo pasó a ser la mujer más poderosa de Honduras al convertirse en Primera Dama. Ahora, Rosa Bonilla de Lobo podría pasar cuatro décadas en prisión.

La vida de lujos y poder de la exprimera dama se vio empañada cuando fue abrazada por los escándalos de presunta corrupción que se hicieron más fuertes a finales del año pasado.

En cuestión de meses, su vida cambió completamente y pasó de dormir cómodamente en su mansión a una celda en la cárcel de mujeres de Tegucigalpa, donde deberá permanecer mientras se le sigue el proceso judicial.

Estos son once momentos en la vida de la exprimera dama antes de llegar a prisión:

Rosa Elena Bonilla Ávila nació en Tegucigalpa un 2 de febrero de 1967.


Se graduó como secretaria ejecutiva en un instituto capitalino y en 1987 obtuvo su título de bachiller en computación. Posteriormente estudió diseño y decoración de interiores.


A principios de la década de los 90 Rosa Bonilla era secretaria en el despacho de Porfirio Lobo Sosa, cuando él era director de la desaparecida Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal (Cohdefor). Ahí fue donde comenzó su historia de amor.

Rosa Bonilla antes de llegar a Támara

En 1992 contrajo matrimonio con Lobo, quien luego llegó a ser diputado en el Congreso Nacional por varios periodos.

De esa unión nacieron tres hijos: Ámbar, Said y Luis.


En 2002, Bonilla de Lobo fue electa presidenta de la Asociación de Esposas de Diputados del Congreso Nacional y también nombrada vicepresidenta de la Aldeas Infantiles SOS Honduras.


Un año después creó la ONG “Una Libra de Amor” que recibió fondos del Congreso Nacional para programas de ayuda social para niños y jóvenes.


En 2010 Porfirio Lobo Sosa se convirtió en el Presidente de la República y Rosa Elena Bonilla pasó a ser la Primera Dama de Honduras. (2010 – 2014)

Rosa Bonilla antes de llegar a Támara

Lea También: La pena mínima para Rosa Elena de Lobo estimada en 36 años de cárcel

En 2013 fue inaugurada en la capital un “Centro de atención Especial” que lleva su nombre y que era parte del Instituto Hondureño de la Niñez y la Infancia (IHNFA).


En diciembre de 2017, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó la primera denuncia en su contra por los supuestos delitos de apropiación indebida y falsificación de documentos.

El expediente abierto por este caso en el Ministerio Público data de enero de 2013, donde señala el desvío de más de siete millones de lempiras del programa “Calzando y Uniformando a los Niños de Honduras”, dirigido por el Despacho de la Primera Dama y en donde, según la información, los zapatos y uniformes resultaron sobrevalorados en un 100%.


En febrero de 2017 el CNA recibió una denuncia anónima que hacía referencia a otros supuestos actos de corrupción cometidos por la exprimera dama.

Las investigaciones indican que Bonilla desvió más de 12 millones de lempiras desde una cuenta gubernamental hacia una cuenta bancaria a su nombre. La transacción se hizo seis días antes que Lobo Sosa entregara el poder.

Rosa Bonilla antes de llegar a Támara

Lea También: (FOTOS) Los lujos y exclusivas propiedades incautadas a Rosa Bonilla

Finalmente, Rosa Bonilla fue capturada el pasado 27 de febrero en su mansión en la aldea El Chimbo del municipio de Santa Lucía, en las afueras de la capital.

Ahora enfrenta un proceso judicial por nueve delitos de malversación de caudales por apropiación, lavado de activos y asociación ilícita.

Rosa Bonilla antes de llegar a Támara


El lunes 5 de marzo, una jueza le dictó auto de formal procesamiento y se encuentra recluida en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) en Támara.


¿Quieres leer más sobre el escándalo que envuelve a la exprimera dama? Aquí lo tenemos todo.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

coronavirus
la señora fazilet