Davivienda
Nacionales Sucesos Titulares

Incautan al menos 25 millones de lempiras a maras y pandillas

Ikal Cablecolor nicky

La Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) a través la estrategia policial, focalización de “zonas calientes” e incautación de bienes, drogas, dinero y armas, les decomisó a varias agrupaciones delincuenciales en los dos últimos meses un estimado de 25 millones de lempiras.

Según el recuento mensual de la FNAMP, se ha detenido a 402 miembros de maras, 24 de ellos cabecillas y otros administradores de las finanzas que obtienen de la venta de droga, extorsiones y sicariato.

Lea también: RNP detiene entrega de nueva identidad por “problemas técnicos”

De acuerdo con las autoridades, en estos dos meses se ha golpeado severamente la estructura de mando y control de las pandillas como “La 18”, la “Mara Salvatrucha (MS-13)” y “El Combo que no se deja”, entre otras.

El último informe indica que, del dinero en efectivo decomisado, los agentes les han incautado bienes inmuebles y recursos financieros, usados por los cabecillas de las agrupaciones.

“Estamos dirigiendo operaciones certeras contra esos cabecillas y administradores con el fin del debilitamiento significativo, porque son esas figuras pandilleriles las que disponen de esos cuantiosos recursos”, expresó un analista de Fusina.

Lea también: Ministra de Salud: “Que nadie pida favores con las nuevas vacunas”

Cabe mencionar, que de los recursos decomisados los jefes de las maras, compraban armas, pertrechos militares y drogas, con los cuales cometían los delitos a diario.

Asimismo, el técnico de FNAMP, apuntó “adquirían automóviles para movilizar a los miembros y sostener la operatividad criminal a nivel nacional, en algunos casos era el pago de sobornos, el pago de defensores privados y para mantener los lujos con que se descubrieron algunos cabecillas”.

“Ese dinero decomisado a los cabecillas es un efectivo sucio, es un dinero de muerte que ha mantenido por años la operatividad de las pandillas”, agregó.

Otro punto encontrado en los operativos, es que los “jefes de maras” se refugian en zonas residenciales con la intención de querer evadir las operaciones policiales y no ser detenidos.

Davivienda
El Milagro
Abracemos a honduras