Davivienda
Coronavirus Salud

Hondureño sobrevivió al Covid-19 de manera milagrosa en Inglaterra

Hondureño
Ikal Cablecolor nicky

Joaquín Rodríguez de 62 años, se convirtió en una de las cifras de los contagiados del SARS-CoV-2, conocido como “Covid-19” en Londres, sin embargo su historia es especial entre tantas.

El hondureño salió de del país en mayo del 2004 en  busca de mejores oportunidades y dejando a su familia; se estableció en España, donde permaneció durante 9 años y conoció al amor de su vida, Alba Lucía y a su hijastra, Beatriz, quien se convertiría en un “ángel de Dios” para él.

Luego, se trasladó a Inglaterra junto a su esposa, con la cual exploraron lugares icónicos de la ciudad, como el Big Ben, London Eye, el palacio de Buckingham y además, fijaron su hogar.

Su vida recibió un fuerte golpe; en el  2018, su esposa Alba Lucía, falleció a causa de un cáncer fulminante.

Contagio

“Creo que mi contagio se dio en el desplazamiento que hice en tren desde el aeropuerto hasta Londres, allá por el 15 de marzo del 2020”, le explicó a un diario local.

Los primeros síntomas que su cuerpo registró fueron: malestar en la garganta, tos, dolor de cuerpo y un leve malestar estomacal, sin embargo el virus se expandía por cuerpo, y a sus padecimientos se le sumó la dificultad para respirar.

“Le pedí a Beatriz que llamara a la ambulancia porque me sentía muy mal. Eso no fue posible ya que había bastante demanda en los hospitales. Tuvimos que llamar un Uber”, relata el hondureño.

Cuando arribó al centro asistencial, los médicos londinenses procedieron a entubarlo, ya que su situación era delicada. A partir de ese momento, perdió comunicación con sus familiares.

Durante dos meses permaneció en la sala de cuidado intensivos de King’s College Hospital, sin presentar ninguna mejoría.

Beatriz estuvo pendiente de las actualizaciones del estado de salud de su padrastro, sin embargo no eran alentadoras; mientras tanto, en Honduras su madre rezaba para que pronto se recuperara.

Con el paso de tiempo, recibieron una noticia que derrumbaría sus esperanzas, Joaquín, sería desconectado de las maquinas que le daban oxígeno artificial si no reaccionaba en un lapso de 48 horas.

Oraciones fueron enviadas desde la tierra que lo vio nacer, su familia se encontraba en una situación de preocupación e incertidumbre, sin embargo nunca perdieron la fe.

Hondureño

Lea también: Personas que reciban ambas dosis de la vacuna contra el Covid-19 pueden reunirse entre sí

Una complicación milagrosa

Una complicación cerebral se convirtió en el milagro que le regalo otra oportunidad de vida al santabarbarense.

Un aneurisma  fue detectado por las maquinas que monitoreaban, lo que le permitió despertar a pocas horas de ser desconectado.

Yo sé que fue mi Dios quien permitió que esto sucediera y me mantuviera con vida, Él tiene planes conmigo que espero cumplir”, relata Joaquín.

Según los doctores del hospital, el hondureño ha sido la persona que más tiempo estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos y vivió para contarlo en todo Reino Unido hasta la fecha.

Unos días más tarde, comenzó el proceso de recuperación y a pesar que los galenos le explicaron que recuperación podía demorar 2 años, para finales del 2020 ya estaba listo en un 90%.

Vida después del Covid 19

Joaquín relato que continua recibiendo atención medica por parte del sistema de salud del Gobierno de Reino Unido, “me han dicho que me lo pueden hacer hasta por 10 años, me preguntan por mi estado de salud actual físico, anímico emocional, cómo me integro a la normalidad”, narra.

El caso del hondureño tomo notoriedad en Londres, tanto que un canal ingles tomó su testimonio para incluirlo en el documental “Surviving Covid” (Sobreviviendo el Covid).

En febrero el compatriota recibió la vacuna contra el coronavirus, que le garantiza la inmunización, incluso ante las diferentes cepas registradas.

Rodríguez espera que la pandemia desaparezca para poder viajar a tierras catrachas y reencontrarse con su madre, sus amados hijos Fabricio, Leonardo, Yaranesy, sus nietos y el resto de su familia.

Davivienda
El Milagro
Abracemos a honduras