Nacionales

Un hondureño de leyenda necesita de nuestra solidaridad

 

Cautivó a varias generaciones con sus “terroríficos” cuentos y leyendas, que hacían temblar a sus miles de radioescuchas.

 

Los hondureños que crecieron escuchando la radio en la década de los años setentas y ochentas tenían todas las noches una cita con el terror: El programa “Cuentos y Leyendas de Honduras” de Jorge Montenegro, quien, con sus historias de la Sucia y el Cadejo, hacía dormir con la luz encendida a más de uno.

Hoy Jorge Montenegro libra una batalla contra un cáncer linfático que lo mantiene alejado de sus labores, pero no de sus pasiones pues lucha día con día para sobrellevar su terrible mal con las quimioterapias.

Confiesa que la situación que vive es muy difícil, pues no cuenta con los recursos económicos para sobrellevar la delicada enfermedad. Por ello, hizo un enérgico llamado al Congreso Nacional a reconocer su trabajo ahora que está vivo y puede presenciar los homenajes.

Recordó que a Guillermo Anderson y otros artistas hondureños se les reconoció su aporte hasta que fallecieron “Yo no quiero eso, si me van ayudar que sea ahora; ya muerto para qué quiero”, cuestionó en tono firme. Además, pidió a la población recordarlo como el muchacho que contaba cuentos de forma creativa.

Un hombre de leyenda

Jorge Montenegro nació un 15 de febrero de 1940, es decir a la fecha cuenta con 76 años de edad. Es nativo del barrio Abajo, uno de esos antiguos barrios de Tegucigalpa, donde hacía travesuras con su amigo Eduardo Miselém, y donde además hizo sus primeros pininos en el trabajo, con Ricardo Banegas, pues en la pobreza en que vivía tuvo que trabajar arduo desde sus primeros años, por ello es un luchador incansable.

Con su madre doña Josefa Montenegro Ayestas vivían en una cuartería de madera de René Sempé. Jorge Montenegro recuerda que con Ricardo Banegas realzaron la inauguración del cine Presidente. Ha publicado varios libros, cuentista oral en diversas radios, libretista, columnista y tiene un oficio que pocos saben, pero que lo hace digno de ser llamado pintor de los grandes, pinta los bodegones más hermosos que mis ojos han podido ver. Es ampliamente conocido por la rigurosa recopilación y difusión de la tradición oral hondureña a través de su obra escrita y audiovisual a lo largo de su vida.

Comenzó a trabajar en Radio Morazán, luego en Radio Comayagüela, más tarde ingresó a HRN y, por último, en Radio América. Actualmente trabaja en Radio Nacional Honduras. Cuenta con una trayectoria de más de 60 años en el periodismo. Comenzó a temprana edad, con la oportunidad que le dio Luís Carlos Guardiola, de El Cronista.

Junto al reparto de la película Cuentos y Leyendas de Honduras

Jorge Montenegro también labora para diario La Tribuna, donde escribe su famosa columna “Déjeme decir que…” publicada tres veces a la semana, rotativo en el que logró ingresar gracias al apoyo de Óscar Flores.

En 1972 publica la primera edición de su libro Cuentos y Leyendas de Honduras, gracias al patrocinio de la empresa privada y de su amigo Juan Alberto Melgar Castro, ex presidente de la República. La película Cuentos y leyendas de Honduras se estrenó en octubre de 2014, posteriormente fue exhibida en otros países.

Salud deteriorada

El escritor relata todo el complicado proceso de salud que ha venido atravesando desde el pasado 15 de octubre de 2016. Esa fue la primera vez que ingresó de emergencia al hospital y fue precisamente en esa ocasión que empezó a desenrollarse la madeja de su inesperada enfermedad.

“Yo me sentía bien, pero de repente comencé a sentir un malestar en las piernas. Me llevaron al hospital y me detectaron una trombosis en las venas”, narra.

Montenegro pensaba que al dejar las incómodas camillas volvería a la rutina normal, pero no fue así. Los médicos le indicaron más y más exámenes que terminaron por descubrir el dañino e invasivo cáncer. “Ese día me dijeron que tenía cáncer y un riñón ya no me funcionaba. Me operaron y me lo quitaron”, explicó con tranquilidad.

Señala que lo que más le dolió al saber que padece cáncer es el futuro de su hijo menor, Sammy de Jesús. “Me preocupa mi hijo, él está pequeño. Le falta toda una vida de estudios y yo soy un artista de los pobres. No dejo nada. Pero eso sí, me siento satisfecho de no haberle sobado la leva a nadie”, afirmó, para explicar que nunca recurrió a padrinos políticos o se deshizo en elogios a los poderosos para salir adelante. En palabras de don Jorge, nunca fue “arrastrado” o “boa”.

Montenegro también aprovechó para mandarle un mensaje a ciertos “diputados con mala voluntad” que le aún le deben un premio: “Los elogios y homenajes se hacen cuando uno está vivo. Muerto para qué”, dijo de forma tajante.

Cómo ayudar

Si alguien desea apoyarlo económicamente puede depositar en la cuenta número 2985144, de banco Ficohsa.

 

1 Comment

Clic aquí para dejar su comentario

  • Verdaderamente es una leyenda de nuestro Folklore Nacional el cual deberian de condecorrarlo y darle un sueldo Vitalicio, pues el ha puesto en alto nuestra cultura. Señores padres de la Patria hagan algo por este Hijo de Nuestra Madre Tierra.

Agréganos a Whatsapp