Internacional

INHUMANO| Hombre quemó vivos a sus dos hijos para vengarse de su ex esposa, confesó el crimen 10 años después

ip cerveza novelasecretos

En las afueras de la ciudad española de Córdoba, en una quinta familiar llamada “Las Quemadillas”, el sábado 8 de octubre de 2011, José Bretón, cometió uno de los delitos más atroces, mató a sus dos hijos: Ruth de 6 años y José de 2.

Como parte de su descabellado plan, después de cometer el asesinato de los pequeños, llamó a emergencias alrededor de las 6 de la tarde, y entre “lágrimas”, denunció haber perdido a sus hijos en el parque.

Mientras el terror y la desesperación de los familiares aumentaba, las autoridades pensaron que se debía al secuestro de un pederasta, sin embargo, la búsqueda terminó pocos días después, en la finca de la familia Bretón.

En un pequeño rincón de la propiedad, en medio de los naranjos y la tierra, encontraron los restos de los pequeños, una escena que se describió como una “enorme hoguera”.

Lea También: TRAGEDIA| Camión cisterna explota y deja más de 90 personas muertas en Sierra Leona

La venganza de un “controlador, maniático y obsesivo”

Hijos
Cortesía: EFE

Según los relatos, José Bretón, estaba obsesionado con el personaje de Jack Nicholson en la película de terror “El Resplandor”, situación que agudizó sus manías e ideas. Ruth la madre de los menores, no aguantó la situación y decidió pedirle el divorcio, ya que “la mente de su marido parecía estar enferma”.

“Tengo muchas manías, soy escrupuloso, me molesta todo… que se sorban los mocos, escuchar comer”, escribió en su diario Bretón.

Posteriormente, Bretón, terminó con ayuda psiquiátrica e intentó regresar con Ruth, sin embargo, la relación ya había acabado.

Su esposa describió a José como un “machista, controlador, celoso y obsesivo”, además expresó que sufría continuo maltrato psíquico.

Lea También: “Libertad Condicional Migratoria”: Demócratas avanzan con plan para proteger 7 millones de indocumentados

El día que apagaron la vida de los pequeños

hijos
Cortesía: EFE

El 8 de octubre, el lamentable día que cortaron la vida de Ruth y José, en manos de su progenitor, quien usó un total de 250 kilos de leña y 80 litros de gasoil. Según los informes, los mil doscientos grados de temperatura lo consumieron todo y a su vez a los pequeños.

Después de llevar a sus hijos a la casa de sus padres, Bretón se llevó a los niños y en el trayecto habría empezado a suministrarles medicamentos mezclados con bebidas, llegó al lugar y colocó los cuerpos dormidos de sus hijos, los cubrió con una mesa metálica y sin dudarlo, roció a los pequeños con combustible y encendido el fuego.

Sin embargo, las contradicciones de José Bretón sumadas a las imágenes de las cámaras obtenidas condujeron a su detención, después de varios años, el 12 de mayo y el 31 de julio de 2021, en la cárcel Herrera de la Mancha donde está recluido, se presentó diciendo: “Hola, me llamo José Bretón y estoy aquí por haber asesinado a mis hijos: a mi José y a mi Ruth”.

Agregó que estuvo 15 días planeando todo, ya que su intención era hacerle daño a ella. “Tranquilos, que los niños no sufrieron, yo jamás les haría daño. Lo que yo hice es lo peor que puede hacer un ser humano”.

CC