Economia Nacionales

Hacienda deberá recurrir a bolsa de valores local para financiarse

El alto déficit fiscal y el elevado nivel de deuda de Costa Rica en la actualidad se consolidan cada vez más como los principales problemas del país para lograr una adecuada estabilidad económica. Ante esta situación, a la cual aún no se le vislumbra una pronta solución, el mercado de valores costarricense se convierte en la principal opción de financiamiento con la que cuenta el Gobierno en este momento para poder hacerle frente a la problemática fiscal.

De acuerdo con Luis Diego Herrera, analista económico de Grupo Financiero ACOBO, es en esta coyuntura donde toma mayor relevancia que el Gobierno ejecute las acciones necesarias para incentivar el mercado de valores nacional, en lugar de desincentivarlo.

Precisamente, el Reporte Global de Competitividad 2017-2018 elaborado por el Foro Económico Mundial, y en donde se evalúo el desarrollo del mercado financiero costarricense, mostró que el financiamiento a través del mercado accionario local y la disponibilidad de capital de riesgo, son los elementos con peor calificación. Además, dentro de los factores que más afectan hacer negocios en el país, se encuentra el acceso al financiamiento.

Estos resultados, aunados al entorno económico interno nacional, en donde existe un faltante en las cuentas del Gobierno Central estimado en 7.2% del PIB al cierre del 2018, y que es financiado exclusivamente en el mercado de valores local, y con tasas de interés al alza por presiones de inflación, financiamiento del gobierno y aumentos en las tasas de interés internacionales, principalmente en Estados Unidos, el adecuado funcionamiento del mercado de valores costarricense es de gran importancia para el ministerio de Hacienda, pues se convierte en el lugar donde buscar los recursos necesarios para financiar el faltante en sus finanzas.

“El fortalecimiento del mercado de valores impactaría de forma positiva a la economía del país pues aumentan las posibilidades de financiamiento del Gobierno, empresas privadas, públicas y autónomas restando presión sobre las tasas de interés de la economía, lo que también vendría a beneficiar a los consumidores”, comentó Herrera.

Para el analista, un aspecto que vendría a dinamizar el mercado de valores es cambiar la alta concentración que existe actualmente en el mercado de emisiones del Ministerio de Hacienda y del Banco Central de Costa Rica (BCCR), tal y como lo señaló el Foro Monetario Internacional (FMI) en su informe de Revisión de la Estabilidad del Sector Financiero de Costa Rica, solicitado por las autoridades costarricenses, y publicado en abril de este año.

Esta concentración, concluye el documento del FMI, restringe las opciones de inversión y limita la competencia en el mercado. Además, agrega, las subastas no funcionan como tal, pues se colocan títulos únicamente al precio de referencia y las colocaciones directas son poco transparentes, dado que no se dan a conocer las condiciones públicamente.

Para Herrera, una acción que puede impulsar el buen funcionamiento del mercado es fomentar la liquidez de este, entendida como la capacidad de ejecutar de manera rápida operaciones de compra y venta sin efectos significativos en el nivel de precio de los títulos valores.

“Mayores niveles de liquidez son beneficiosos desde distintos puntos de vista. Para los inversionistas, esto  implica costos de transacción (trading) menores, mayores posibilidades de entrar y salir de un activo, menor volatilidad en los precios de los activos y una mejor formación del precio. Por su parte, a los emisores les genera un mayor nivel de liquidez y reduce el costo de captar recursos, además pueden tener valuaciones de precios más precisas”, indicó el analista del Grupo Financiero.

Con el objeto de lograr este aumento en la liquidez, las autoridades pueden fomentar diversas acciones, entre ellas, desarrollar una base diversificada de clientes, incrementar la cantidad de valores e instrumentos financieros e invertir en un atractivo ambiente de mercado.

Para esto, comentó Herrera, se debe buscar incrementar el número de los inversionistas retail, atraer inversionistas internacionales, ofrecer ETF (fondos de inversión que cotizan en bolsa) y derivados, mejorar la tecnología transaccional, incentivar el esquema de creadores de mercado, e implementar las ventas en corto plazo y préstamos de valores.

Además de esto, buscar la integración del mercado costarricense con los mercados de otros países de la región ayudaría a incrementar las opciones de inversión y la diversificación de las carteras de los inversionistas.

Para Herrera, tomar acciones que desincentiven el esquema de mercado y que alejen a los inversionistas de él, como, por ejemplo, imponer tasas impositivas (impuestos) a las inversiones, es sumamente contraproducente en estos momentos, pues el costo de hacerlo superaría el beneficio de ello.

“Esta medida afectaría el ahorro de las personas, encarecería el costo de financiamiento público y privado lo que haría menos competitivos los rendimientos de las inversiones en el país y podría llevar a salidas de recursos en busca de mejores rendimientos con menores niveles de riesgo. Una buena comunicación con el mercado y el desempeño óptimo de este, facilitará en mucho la difícil tarea que enfrenta el Ministerio de Hacienda para financiar sus obligaciones en la coyuntura actual”, concluyó el analista económico de Grupo Financiero ACOBO.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Calle 7

Fiesta en Casa

Fiesta en Casa