coronavirus
Nacionales Politica Titulares

Fallaron las proyecciones: 11 datos sobre la próxima Asamblea Legislativa

coronavirus

No solo la elección presidencial dio sorpresas este domingo, pues la de diputados terminó con resultados que ninguno de los expertos ni los mismo candidatos preveían.

Aquí les tenemos 11 puntos que pueden ayudar a vislumbrar lo que nos espera para los próximos cuatro años en el Primer Poder la República.

Menos partidos: en primer lugar, contrario a aumentar el número de partidos con representación en el Congreso, disminuyó, pasando de nueve en la actual legislatura a 7 para la próxima. Así se demostró que nuevamente las proyecciones pueden equivocarse y que el electorado es difícil de leer.

La sorpresa de Restauración Nacional: hace dos meses ni siquiera Fabricio Alvarado esperaba es que su partido consiguiera subir de un solo diputado (precisamente él) a 14, como decidió el pueblo con sus votos. El único caso similar en la historia política nacional fue cuando nació el Partido Acción Ciudadana (PAC), en el 2002, año en que consiguió también 14 legisladores.

Lo más parecido a un partido grande: en el caso de Liberación Nacional, pasó de tener 19 a 17 diputaciones, lo que una vez más lo coloca con más legisladores, aunque se percibe una vez más que no todos los que votaron por el partido en las papeleta de diputados que en la de presidente, por lo que puede decirse que hay más liberacionistas que seguidores de Antonio Álvarez.

Nuevos partidos: dos agrupaciones lograron colarse en el Primer Poder de la República, uno por primera vez, el Partido Republicano Social Cristiano (PRSC) con dos representantes y con el doble, el Partido Integración Nacional (PIN), que solo había tenido un diputado en su historia, Walter Muñoz en 1998, quien por cierto regresa al Congreso.

Posibles muertes: pero estos ascensos no fueron el único cambio importante, pues cuatro partidos con representación en el actual Plenario no estarán en la próxima Asamblea Legislativa, lo que podría causar, incluso, su desaparición para futuras justas electorales. Se trata del Movimiento Libertario, el Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), Alianza Democrática Cristiana (ADC) y Renovación Costarricense.

Un solo partido evangélico: estos dos últimos grupos son también partidos evangélicos, con posturas prácticamente indénticas a las de Fabricio Alvarado y con quien se aliaron en el Congreso, por lo que podría pensarse que todo el voto religioso se aglutinó en torno al candidato de Restauración Nacional, lo que a la larga, podría dejar como resultado un único partido cristiano en el abanico nacional de opciones políticas.

Dejando los pelos en el alambre: a punto de correr con la misma suerte estuvo el Frente Amplio, que pasó de lograr 9 diputaciones en el 2014, a solamente una en el 2018. Veremos si José María Villalta, mayor líder de los frenteamplistas desde la partida de José Merino, logra otra participación destacada en los próximos cuatro años y eleva la representación de partido en las elecciones del 2022.

Situación difícil para el PAC: el actual partido en Gobierno bajó su representación, que cayó de 14 legisladores a 10. Dentro de este panorama, se le hará muy difícil construir alianzas. Un detalle que deben trabajar en el partido rojiamarillo es el quiebre del voto, que nuevamente le pasa factura, son muchos más los costarricenses que votan por su candidato a Zapote que por sus aspirantes a Cuesta de Moras.

La derecha hará las leyes: si por la víspera se saca el día, las decisiones de la nueva Asamblea Legislativa estarán inclinadas hacia la derecha, pues los partidos de izquierda y centro-izquierda (FA y PAC) solo tienen 11 diputados, mientras que el centro, centro-derecha y derecha (PLN, PIN, PRSC, RN y PUSC) suman 46 legisladores, más que suficiente para aprobar por vía rápida la totalidad de los proyectos de ley, en caso de darse las alianzas más lógicas.

Fabricio se frota las manos: si esta tendencia se mantiene y se fortalece afuera del Primer Poder, también puede traducirse en apoyo expreso o tácito para Fabricio Alavarado, en busca de la presidencia de la República.

Carlos tendrá que ceder: en el caso de que el ganador de la segunda ronda sea Carlos Alvarado, tendrá un panorama aún más difícil que su predecesor Luis Guillermo Solís, quien contaba con más diputados de su corriente y mayores posibilidades de acuerdos. Sin embargo, estos pactos deberán hacerse antes del 1° de abril, de lo contrario, será muy difícil una segunda administración consecutiva del PAC.

 

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras
coronavirus