Nacionales

Eta e Iota: A sus celdas vuelven reos evacuados por inundaciones

Ikal Cablecolor nicky

Luego del devastador paso de las tormentas Iota y Eta, cientos de reos fueron evacuados de sus centros de detención a lugares seguros, para que pudieran sobrevivir al fenómeno atmosférico.

Este lunes, un gran número de reclusos fueron retornados por agentes del Instituto Nacional Penitenciario al centro penal de El Progreso, Yoro, luego del paso de Iota y Eta.

Lea también: ABOMINABLE: Matan a mujer frente a su hijo en Guaimaca

Durante el temporal y debido a los daños provocados por las inundaciones, una coordinación de seguridad y protocolos ubicó a los presos en el Instituto Loyola de dicha ciudad.

El Instituto Nocional Penitenciario informó que, esta operación de retorno al penal de El Progreso fue acompañada por miembros de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (FUSINA).

En el mismo protocolo se trasladó a más de 290 reos que permanecían evacuados.

Por su parte, el Coronel de Justicia Militar y Director del INP, Rony Javier Portillo, junto a otras autoridades supervisó las labores de limpieza y reparación de la infraestructura del reformatorio.

Lea también: Más de 4,600 niños migrantes han sido retornados al país este 2020

De igual manera, se continúan las labores de limpieza de dicho recinto penitenciario, para que los privados de libertad tengan debida atención médica y psicológica, respetando así sus derechos.


Lea también


Arrestan a estadounidense y hondureña mientras clonaban tarjetas de crédito y débito en un mall de la capital

Eta e Iota: A sus celdas vuelven reos evacuados por inundaciones

Agentes de investigación y prevención de la Policía Nacional capturaron a un estadounidense y una hondureña en el momento que clonaban tarjetas de crédito y débito en un centro comercial de la capital.

Los detenidos son un  hombre de 47 años de edad, originario de California, Estados Unidos, y una fémina de 22 años originaria del departamento de El Paraíso; ambos residentes en la colonia San Miguel de Tegucigalpa.

El Milagro
Abracemos a honduras