coronavirus
Internacional Nacionales

Este es el historial criminal de los líderes de la MS 13 en Estados Unidos

coronavirus

Estos líderes aún se encuentran prófugos de la ley pero este es el detalle de sus acciones criminales.

Las autoridades aún no han dado con el paradero de tres líderes de la pandilla MS-13 en la ciudad de Los Ángeles. Estados Unidos, quienes han sido señalados por tráfico de armas, venta de narcóticos, ataques y por ser los supervisores de las actividades delictivas de sus grupos.

Los fugitivos y líderes de la pandilla MS-13 en Los Ángeles (de izquierda a derecha): Jesse Pérez, Jorge Alberto Ramos e Irwin Hugo García.

Dos semanas después del gran operativo policial que puso tras las rejas a 21 líderes y “operadores clave” de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13) en Los Ángeles, las autoridades no han logrado arrestar a tres jefes acusados de controlar las actividades criminales de sus clicas, distribuir armas a sus miembros, supervisar la venta de narcóticos y cuidar su territorio a punta de balazos.

Lea También: La guerra de Trump contra la MS-13 comenzó: 21 líderes capturados

Los fugitivos son Irwin Hugo ‘Droopy’ García, presunto líder o ‘shot-caller’ de la MS-13 en Pasadena; Jesse ‘Grinch’ Pérez, jefe de la clica ‘Adams’, que reclama un sector del suroeste de Los Ángeles; y Jorge Alberto Ramos, alias ‘Gustavo Alvarenga’, ‘Miguel Quintanilla’ y ‘Poison’, quien ha sido identificado como uno de los dirigentes de la banda ‘Leeward Grandes’, establecida en el barrio Westlake.

A los tres les siguen los pasos desde el 17 de mayo, cuando una redada en la que participaron más de 800 agentes federales y locales resultó en el golpe más duro que haya recibido la Mara Salvatrucha en su bastión. El grupo delictivo surgió aquí en la década de 1980 y actualmente tiene 800 miembros solo en la ciudad de Los Ángeles.

“Siguen siendo fugitivos, seguimos buscándolos”, dijo a Univision Noticias, Thom Mrozek, portavoz de la Procuraduría federal en el Distrito Central de California, sobre los tres sospechosos.

Lea También: Policía captura a ocho cabecillas de maras; cuatro se les escapan

Este es el historial criminal de los fugitivos:

Droopy.

Según una acusación federal, ‘Droopy’ García está involucrado en el tráfico de armas y narcóticos en Pasadena y otras regiones del condado de Los Ángeles. Él sería parte del consejo de ‘shot-callers’ que tomó las riendas de la MS-13 en esta metrópoli hace tres años.

Una de las comunicaciones interceptadas por las autoridades descubrió que ‘Droopy’ García estuvo interesado en comprar “bonitas piezas” con unos 1,000 dólares, refiriéndose en código a las armas, el 19 de marzo de 2015. En otros mensajes él mencionó al arsenal que poseía su banda.

“En o alrededor del 23 de marzo de 2015, usando lenguaje de código por teléfono, el acusado Irwin García le dijo a un informante de las autoridades que había localizado una pistola calibre 9 milímetros por el precio de 500 dólares”, señala la acusación.

También descubrieron que tenía un plantación ilegal de marihuana en un lugar cerrado y que incluso lo contactó un cliente a través de su página de Facebook. A este le dijo que se la vendería a “buen precio”.

Parte de sus funciones en la clica era disciplinar a quienes no obedecían las reglas. En una ocasión él golpeó a un ‘marero’ que intimidó con una pistola a otros miembros de la MS-13 en su propio territorio y otra vez discutió sobre una paliza que durante 26 segundos le darían a alguien que “le había faltado el respeto a la novia de un miembro en Pasadena”.

Grinch.

Jesse ‘Grinch’ Pérez también mantenía a raya a su gente en la clica ‘Adams’ y era el encargado de cobrar una “renta” (extorsión) de 600 dólares anuales en nombre de la Mafia Mexicana, la pandilla que desde prisión controla las actividades de las bandas hispanas en California.

Según las autoridades, ‘Grinch’ Pérez suele estar armado. Él habría discutido en al menos una ocasión sobre obtener armamento para que su grupo atacara a sus enemigos. Una comunicación interceptada por las autoridades, Pérez y un informante “discutieron sobre un tiroteo entre la MS-13 y una pandilla rival en el que un peatón fue baleado”, cita la fiscalía federal.

Poison.

Aunque el tercer fugitivo, Jorge Alberto Ramos alias el “Poison”, no es considerado ‘shot-caller- de su grupo, ‘Leeward Grandes’, la Policía argumenta que fue uno de los participantes en las reuniones de los líderes en la MS-13 en esta ciudad, que ha vendido metanfetamina en Westlake, provee armas a sus compinches y supervisa las actividades criminales de su pandilla.

A finales de septiembre de 2015, Ramos recibió en su teléfono celular la dirección donde se reunirían los jefes de la MS-13 y expresó que temía los vigilara la Policía. No sabía que respondió su mensaje a quien lo echaría de cabeza.

“Ramos expresó su preocupación al informante de las autoridades sobre la presencia de la Policía y las cámaras de seguridad en el área de la reunión general de la MS-13”, cita la acusación.

Autoridades estadounidenses trabajan arduamente para localizar estos peligrosos pandilleros y así dar un fuerte golpe a esta estructura criminal que domina en Estados Unidos y Centroamérica.

Lea También: EXCLUSIVA: Hasta horario imponen las maras en los sitios donde operan

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Abracemos a honduras
coronavirus