Nacionales Salud Titulares

EN IMAGENES: Conozca el impactante caso de la “Niña Árbol” en Honduras

Cristhel Suyapa Martínez de 6 años, es una dulce niña que desde los cinco meses de nacida presentó anomalías en su cuerpo producto de una extraña enfermedad llamada “ictiosis vulgar”.

La ictiosis vulgar es el trastorno con el que las células de la piel se acumulan formando escamas gruesas y secas en la superficie de la piel, muy parecida a la textura del tronco de los árboles.

Lea También: Secretaría de Salud contrata nuevo personal para suplir médicos en protestas

La madre de la pequeña, Irma Concepción Martínez (30) ha luchado durante años por buscar un centro asistencial en que le brinden una cura, por lo que le ha tocado viajar con poco dinero, aguantar hambre y hasta dormir en el suelo, ya que su familia es de escasos recursos.

Después de tanto, el 1 de abril, la madre entró al Hospital Mario Catarino Rivas, con Cristhel en brazos y con la esperanza de finalmente encontrar una cura para que su hija pueda tener una vida normal, junto a sus otros dos hermanos.

Gracias al apoyo incondicional del reconocido dermatólogo Cándido Mejía, varias semanas después de tratarla, Cristhel salió caminando del hospital.

Durante más de un mes el doctor Mejía realizó un exhaustivo diagnóstico para aplicar el tratamiento correcto, el cual fue a base de retinoides orales.

Lea También: Presidente Hernández anunció un pacto nacional por la educación y salud con excelencia

Los retinoides son un compuesto químico relacionado a la víctamina A, y se recetan por su acción sobre el crecimiento en las células epiteliales.

Mejía detalló que esta enfermedad génetica requiere de un tratamiento a largo plazo, sin embargo, en poco tiempo mostró una mejoría considerable.

Ante el cambio notorio, el caso de la menor será expuesto en el II Congreso Médico de dermatología Pediátrica que se desarrollará del 30 de mayo al 1 de junio.

“Les voy a explicar a mis colegas sobre el tratamiento que uno puede hacer para el beneficio de los pacientes, lo cual es un compromiso ético y moral”, destacó el especialista.

La madre está muy agradecida con el apoyo del centro hospitalario de la zona norte y sobre todo con el Doctor Mejía ya que le ayudó a financiar el tratamiento, sin embargo, le preocupa la continuidad del mismo ya que debe ser a largo plazo para tener mayor mejoría. 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp