Nacionales

“El Pozo” o el Penal Sampedrano, ¿Cuáles son realmente las diferencias?

Más allá de las paredes o los barrotes, la dinámica de los reos y la disciplina impuesta hace una diferencia enorme entre penales comunes y los de máxima seguridad, conozca cuáles son esas medidas.

El Pozo se asemeja a una cárcel de máxima seguridad de los grandes países, las condiciones para los 755 reos trasladados el miércoles a la cárcel de máxima seguridad en Ilama, Santa Bárbara, conocida como “El Pozo”, cambiaron radicalmente, según las autoridades, antes veían la televisión en plasmas y acostados en camas cómodas, mientras que en el nuevo centro penitenciario lo harán en concreto.


En este reportaje de nuestro archivo conocemos el Parecido entre “El Pozo” y las cárceles de máxima seguridad de los Estados Unidos.

“El Pozo”


Las diferencias entre El Pozo con las otras cárceles ubicadas en el país, son eminentemente marcadas.

Mientras que la similitud que tiene este recinto, ubicado en el occidente de Honduras, con las cárceles de máxima seguridad en Estados Unidos son análogas:

En la cárcel de Estados Unidos llamada “Supermax” (cárcel de máxima seguridad), el delincuente permanece recluido en una celda totalmente solo y pasa 23 horas del día sin tener contacto con nadie y en su celda es monitoreado y filmado todo el tiempo y castigado cuando hace algo fuera de lo permitido.

Más leido: Reos trasladados al Pozo estaban planeando una fuga masiva

En El Pozo la situación es casi igual, el convicto es aislado en celdas para una sola persona y verá la luz del sol sólo una hora, sin prendas de valor y no tiene más ropa que el traje que lo distingue como reo de alta peligrosidad.

Le entregan un uniforme: tipo overol, cuyo color varía dependiendo del módulo al que serán enviados. Anaranjado, para los más peligrosos, azul para los de menor escala y verde los de mínima.

Los convictos en El Pozo son aislados en una sola celda por 23 horas.

Los únicos presos que se encuentran en la Supermax de EEUU son asesinos seriales, terroristas y narcotraficantes.

En Honduras los primeros traslados contabilizaron 37 cabecillas de pandillas o maras que se instalaron en El Pozo, más el reciente traslado masivo de 755 privados de libertad llevados desde el penal sampedrano, donde se encontraban en su mayoría integrantes de la MS 13 y de la pandilla 18.

Lea También: Fuerte contingente militar realiza trasladado masivo de reos en penal sampedrano

Las visitas a los presos son sin contacto con ellos, pues se encuentran separados por una pantalla de cristal, las visitas de los funcionarios de la prisión, incluyendo controles de rutina y del personal médico y de salud mental, se realizan sin abrir la puerta de la celda.

En Honduras, El Pozo cuenta con este vidrio de cristal para evitar el contacto con los convictos.

Se conoció que este centro penitenciario cuenta con un área de cultivo en el que los internos deberán producir sus propios alimentos.

“Son instalaciones como en cualquier otro país del mundo, con condiciones de última generación”, mencionó en la apertura de la cárcel, el presidente Juan Orlando Hernández.

En base a las características de El Pozo con la prisión de máxima seguridad en Estados Unidos, se aprecian muchas similitudes y las diferencias son menores.

Con este nuevo sistema las autoridades esperan que desde estos centros nunca más vuelvan a ocurrir órdenes de asesinatos y de extorsiones.


Centro penal sampedrano es obsoleto, según FUSINA

Según la Fuerza de Seguridad Interinstitucional (FUSINA) los reos tenían celulares, armas y hasta explosivos, durante permanecieron en el penal de la capital industrial.

“El centro penal de San Pedro Sula era algo obsoleto, tiene más de 50 años de funcionar y no estaba cumpliendo con las medidas de seguridad, estaba sobrepoblado también, había sobrepasado los límites de privados de libertad y en ese sentido tenía que hacerse un cambio para el centro penitenciario de El Pozo ya que es una cárcel que cuenta con todas las medidas de seguridad actualmente”, expresó el portavoz de FUSINA, José Antonio Coello.

Estas eran las celdas en el penal sampedrano, según las autoridades hondureñas.

Agregó que “el centro penitenciario está ubicado en una parte céntrica de San Pedro Sula poniendo en riesgo tanto a los residentes y a los mismos privados de libertad tanto como al personal administrativo”.

Según registro penitenciario, los internos en el penal de la ciudad sampedrana, registraban un total de 3,227 y solo fue creado para albergar 800 reclusos.

Desde esta cárcel se efectuaba la venta de drogas, tráfico de armas, violencia y órdenes para ejecutar masacres, secuestros y extorsiones, afirman las autoridades.

De los trasladados 105 internos pertenecen a la mara MS- 13 y 496 integrantes de la pandilla 18. El resto son miembros de otras bandas delincuenciales.

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp