Nacionales

CNN: Tegucigalpa solo tiene agua para 20 días

Boxi

 

La noticia, que ha alarmado a los capitalinos, es negada por las autoridades del SANAA, que aseguran que hay para un par de meses más…

 

Represa de Los Laureles

De acuerdo a la cadena de noticias estadounidense CNN, las autoridades del Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA) están en alerta  por el bajo nivel de las dos represas que operan en la ciudad y que según las mediciones solo tienen agua para los próximos 20 días.

Según las autoridades, la disminución de agua en los afluentes es causada por la deforestación y las altas temperaturas que están afectando al país centroamericano.

En la actualidad las represas Los Laureles y La Concepción, que son las que abastecen de agua potable a Tegucigalpa tienen menos del 40 % de su capacidad por lo que advierten los funcionarios que con la demanda actual y la evaporación rápida del vital líquido almacenado, solo queda agua para dos semanas y media.

Según los datos de la institución que administra el vital líquido, la represa Los Laureles tiene capacidad para almacenar 10,50 millones de metros cúbicos de agua, pero actualmente solo mantiene 4,27 millones, es decir, apenas el 40,67 % del total, y está produciendo 445 litros de agua por segundo.

Los incendios forestales y la deforestación han agravado la situación.

Por otra parte, La Concepción, que tiene la capacidad de acumular 36 millones de metros cúbicos de agua, en este momento almacena 17,77 millones de metros cúbicos, o sea, el 49,09 % del total de volumen, y está generando 1.500 litros de agua por segundo.

Esta situación ha generado que a los casi 70.000 abonados a los que la institución les proporciona el agua por medio de tuberías, se les racione el líquido por lo que hay barrios y colonias que están recibiendo agua cada 15 o 20 días.

El crecimiento demográfico en Tegucigalpa, con una población de un millón 300.000 habitantes según el Instituto Nacional de Estadística, hace que el agua de las represas sea insuficiente cada año, por lo que muchos sectores coinciden en que se necesita la construcción de otra represa para garantizar el abastecimiento de agua potable a las personas de la capital.

Las autoridades del servicio de agua potable esperan que en la segunda quincena de mayo, cuando se inicia la temporada de lluvias, se recuperen los niveles de los embalses y se normalice el abastecimiento de agua a la población.

Lea También:  Tegucigalpa moderniza su infraestructura, pero no atiende su grave problema de agua

SANAA niega la noticia

Por su parte, el ingeniero Tomás Romero, gerente de distribución del SANAA, asegura que no existe la posibilidad de que se agote el agua en 20 días ya que la represa Los Laureles está a un 33.3% de su capacidad máxima (3.3 millones de metros cúbicos) mientras que el embalse de La Concepción 42.5 % (15 millones de metros cúbicos).

Asimismo, refiere que, con las fuentes superficiales, la planta de Miraflores está generando 25 litros por segundo y la del Picacho, la más importante del sector Noreste de la ciudad, está produciendo 518 litros por segundo y la del Chimbo con 16 litros por segundo, El Hatillo 16 y aguas subterráneas 34 L/S.

“Según los pronósticos, las lluvias ya se encuentran a la vuelta de la esquina y por consiguiente todo mejorará y los embalses se recuperarán en poco tiempo, pero siempre es oportuno aconsejar a los capitalinos que tratemos de racionar lo más posible el agua, para que no tengamos problemas mayores, dado que los constantes incendios y el problema de la deforestación nos ha dejado más vulnerables”, subraya.

La alcaldía busca soluciones

Asimismo, el gerente del SANAA, Roberto Zablah, señala que la alcaldía de Distrito Central está buscando alternativas para solucionar el problema de los escases de agua a un corto y mediano plazo.

En ese sentido, indica que están estudiando la posibilidad de traer agua de la represa de Nacaome, una de las zonas más áridas y calurosas de nuestro país, a través de una línea de conducción de 40 kilómetros.

Zablah indica que de igual manera se está haciendo una batimetría (medición de profundidad) en la represa de Los Laureles y de esta manera estar claros en su capacidad de almacenaje, debido a que, por los problemas de deforestación en la cuenca alta, grandes cantidades de sedimento se han acumulado en el fondo del embalse, reduciendo su espacio.

No obstante, aclara que la construcción de una nueva represa que permita disminuir el déficit de agua en la capital, que actualmente es del 55%, lleva entre dos y tres años, pero es necesario dar el primer paso.

En este sentido, señala que hay soluciones inmediatas como las que está poniendo en práctica la alcaldía, construyendo tanques en diversos sectores de la ciudad. “Hemos identificado 25 puntos donde estamos modificando la red para garantizar el suministro de agua potable y para finales de mayo tenemos ya planificado la incorporación de 10 pozos que vendrán a alimentar la red”, apunta.

Asimismo, Zablah afirma que están reduciendo las pérdidas del vital líquido que tienen en el sistema.

Sin embargo, indica que todos estos esfuerzos serán inútiles si los capitalinos no ponen de su parte, haciendo un uso racional del agua. “No malgastarlo lavando carros o regando el jardín, ya que el agua que están tirando les hará falta a otros”.

Labores titánicas

Refiere que la capital hondureña ha estado en permanente racionamiento, desde hace muchos años, pero que están logrando que esos cortes en el suministro sean sostenibles, “que, si decimos que llegará dos o tres veces por semana, así sea”.

Explica que el problema de la capital sólo se solucionará incorporando nuevas fuentes de agua y afirma que no le cabe la menor duda que cuando el acueducto del capital pase a manos de la alcaldía, el gran reto que tendrá el edil Nasry Asfura será solventar el problema del agua.

 

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Internet cable color
Abracemos a honduras