Nacionales Reportajes Titulares

CASO SIN RESOLVER: El trágico final de ejemplar educador progreseño

educador progreseño

Un ilustre de la ciudad rivereña no mereció caer ante las balas asesinas

La persona que dedicó toda su vida a formar generaciones y a luchar por el derecho de la educación para la ciudad de El Progreso, Yoro, no mereció ser arrebatado de esta vida por pistoleros un viernes en la tarde en dicha ciudad.

Nos referimos al catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras del Valle de Sula (UNAH-VS), Miguel Ángel Barahona, asesinado el 4 de mayo de 2012, cuando regaba las plantas de su casa en esa zona.

Cuando ocurrió su vil crimen nadie podía creerlo. Un hombre generoso y respetable como fue Barahona, quien logró educar a muchas generaciones en su natal El Progreso, de conocidos principios y mucho carisma fue asesinado repentinamente provocando una gran conmoción.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Ni siquiera expedientes existen contra implicados en el crimen de manifestantes post elecciones en Honduras

Tras el golpe de la noticia, la comunidad de la perla del Ulúa comenzó a exigir el castigo para los autores materiales e intelectuales del crimen.

Su lucha

Barahona fue un profesional de la educación que luchó para que la ciudad de El Progreso contara con una universidad propia teniendo en cuenta la cantidad significativa de progreseños y de regiones aledañas a la ciudad que viajan a la UNAH-VS.

En ese sentido el catedrático encabezó el proyecto y presionaba a las autoridades centrales para que agilizarán las construcciones y el funcionamiento, sin embargo, todo ha marchado a paso muy lento.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: El hermano del mejor jugador de Honduras arrebatado por la pandilla

Hoy por hoy este establecimiento educativo funciona únicamente como un Centro de Recursos de Aprendizaje en Educación a Distancia (CRAED), perteneciente a la UNAH, es decir que la masa estudiantil universitaria se sigue desplazando a San Pedro Sula al no tener opción en su ciudad.

Predijo su sepelio

Su hija manifestó el día de su entierro que él le decía a uno de sus hijos que ‘cuando yo me muera no van a caber las flores en esa funeraria’, y así fue, manifestó entre lágrimas la joven que recordó varias anécdotas de su padre.

“El día de la tragedia no lo pude ver, solo hasta altas horas de la noche cuando regresé de trabajar y ya lo encontré sin vida… nunca te voy a dejar de amar papá, estás en mi corazón…”, declaró embargado en llanto otro de los hijos de Barahona.

Publicidad

Agréganos a Whatsapp