Deporte Nacional

(Vídeo) Lujos vs sencillez: Las dos caras de los viajes de Honduras y Australia

Sin lugar a dudas el combinado australiano ganó la partida de los viajes intercontinentales con los lujos que se dio previo al partido contra Honduras

Solo hay un fútbol, pero puede que existan dos mundos, al menos en lo que se refiere a su relación con un deporte universal que alguna vez todavía iguala voluntades sobre el césped, pero las separa tras la línea de cal. La diferencia se expone en la eliminatoria que enfrenta a Australia y Honduras por una plaza en el próximo Mundial de fútbol.

Australia llegó un día antes que Honduras a Sídney.

Ambas selecciones empataron sin goles el pasado viernes en partido celebrado en la localidad catracha de San Pedro Sula. La peripecia que lleva a ambos equipos hasta Oceanía para disputar el partido de vuelta invita a debatir sobre hasta que punto influyen las desigualdades económicas en el rendimiento deportivo. Hasta que el miércoles vuelva a rodar la pelota, que es redonda e imprevisible.

De vuelta de su experiencia centroamericana, Australia arribó a Sydney a las doce de la mañana hora del domingo, hora local. En ese momento, sus rivales comenzaban a gestionar un tortuoso desplazamiento desde un hotel californiano hasta el aeropuerto de Los Ángeles para subirse a un vuelo con una duración prevista de 17 horas.

Honduras llegó a suelo australiano con las comodidades de un vuelo comercial.

 

El operativo australiano fue un alarde propio de escapistas del primer mundo. El pitido final el partido de San Pedro Sula se produjo poco antes de las seis de la tarde, hora centroamericana. Setenta minutos después ya estaban expedición y valijas en el autobús camino al aeropuerto local donde esperaba un Airbus 330 con los motores en marcha.

Lea También: Capitán Figueroa y la ‘Panterita’ regresarán este miércoles

La actividad a bordo del QF6032 fue desde el visionado de películas o las timbas de póker al empleo de gafas Re-Timer, diseñadas para aplicar un leve haz de luz sobre los ojos, favorecer el descanso, minimizar la fatiga e impedir el sueño, un ingenio desarrollado en el país oceánico, según explican sus creadores “para que los humanos puedan manejar el reloj interno”. Estos increíbles gafas tiene un costo alrededor de los 3,500 dólares.

La bicolor ya reconoció el ANZ Stadium.

Honduras a duras penas ajustó el viaje a Sídney

La Federación Hondureña de Fútbol sondeó la posibilidad de contratar un vuelo privado que les desplazase a Oceanía. La FIFA les comunicó que a cada una de las selecciones que iban a disputar las repescas intercontinentales (Perú y Nueva Zelanda se cruzan en otra eliminatoria) les iba a ayudar con 150.000 euros.

Australia ha pagado algo más de un millón de euros por el desplazamiento, demasiado para las arcas de la modesta federación centroamericana, un dispendio en un país en el que el salario medio de los trabajadores anda por los 300 euros mensuales.

Los hondureños llegaron cansados pero ilusionados al partido de repechaje.

Honduras voló con sus maletas llenas de esperanzas realizando una pequeña escala en la ciudad de Los Ángeles. Luego emprendieron un viaje de 16 horas con limitadas comodidades en un vuelo comercial. Los posibles titulares corrieron con un poco más de suerte ya que se fueron en primera clase, el resto llegó con un poco de cansancio debido al largo trayecto.


Las diferencias están realmente marcadas, y muchos podrían decir que Australia comenzó ganando un gol por cero en esa categoría, pero en el campo son once contra once. Honduras se jugará un boleto a Rusia en medio de muchos problemas financieros y escándalos de corrupción, pero con orgullo y humildad la bicolor pondrá en alto el nombre de nuestro país en Oceanía.

Encuesta

Publicidad