Internacional Titulares

(VIDEO) Trump despide a su secretario de Estado Rex Thillerson

Trump despide a su secretario de Estado

Sus desencuentros con Trump fueron creciendo. Y no es casual que su sucesor sea un “halcón republicano”, jefe de la inteligencia norteamericana.

A los pocos días de aceptar reunirse cara a cara con el líder norcoreano, Kim Jong-un, el mandatario republicano anunció la destitución fulminante de su secretario de Estado, Rex Tillerson, y su recambio por el director de la CIA, el halcón Mike Pompeo.

Destitución de Rex Thillerson

video cortesía del portal español el país

Mike Pompeo, Director de la CIA, se convertirá en nuestro nuevo Secretario de Estado. ¡Hará un trabajo fantástico! ¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio! Gina Haspel se convertirá en la nueva Directora de la CIA, y la primera mujer elegida. ¡Felicitaciones a todos!

Lea También: “Querido Donald Trump: Estamos enfocados en puentes, no en muros” 

Tanto el puesto de Pompeo como el de Haspel requieren de confirmación del Senado. Con la vertiginosa salida de Tillerson, cuyo mandato ha sido inusualmente breve para un secretario de Estado, cae otro de los pesos pesados del sector moderado (la semana pasada fue el consejero económico, Gary Cohn) y se confirma una vez más la vertiginosa capacidad de Trump para quemar equipos.

El propio Departamento de Estado, en un insólito comunicado firmado por el subsecretario Steve Goldstein, hizo saber que “el secretario de Estado no había hablado con el presidente esa mañana y que desconocía el motivo” de la destitución.

“El secretario tenía toda la intención de permanecer debido a los tangibles progresos hechos en materias críticas de seguridad nacional”, remacha la nota. Dos horas después, Goldstein fue también despedido.

Pasado el primer año de mandato, el presidente afronta en noviembre unas elecciones claves en el Senado, la Cámara de Representantes y 39 gubernaturas. Ante los previsibles vaivenes, Trump quiere reforzar el ala dura republicana y quitarse de encima a todo aquel que, como Cohn y Tillerson, frenan su narrativa.

El despido reafirma que con este presidente, el gabinete ha pasado a ser de los más convulsos de la historia de Estados Unidos, Su tasa de reemplazo es del 43% y no hay mes en que no caiga un alto cargo.

Abrió la cuenta el consejero de Seguridad Nacional, Michael Flynn, quien solo duró 24 días, y le han seguido el jefe de gabinete, Reince Priebus, y el estratega jefe, Steve Bannnon, entre otros.

Tillerson ha durado 13 meses. Aunque supone más tiempo que sus colegas, resulta inusitadamente poco para un secretario de Estado, de hecho, según los primeros cotejos, ninguno había sido despedido en tan poco tiempo en el último siglo.

El secretario de Estado se hallaba en África de viaje y el golpe, el inmenso desprecio a su consejo y a los oficios del cuerpo diplomático, le dejaron aturdido. Tanto que, según los medios estadounidenses, tuvo que cancelar todas sus actividades alegando un repentino malestar. Cinco días después, Trump ha anunciado su destitución.

Pompeo, sobre quien ahora recae la estrategia diplomática con Corea del Norte, es un viejo conocido del presidente. Antiguo congresista republicano, a ambos les unen una ideología conservadora y unos modales francos incluso despiadados.

Fiel defensor de la línea dura, Pompeo, que en su día recomendó a Tillerson, ha ido ganado peso en la Casa Blanca. Su claridad expositiva y su división del mundo en amigos y enemigos es muy apreciada por el presidente.

Publicidad

Encuesta