Internacional

La historia del niño que sobrevivió a Al Qaeda e ISIS y que todos creían muerto

Una periodista lo encontró más de una década después.

Mustafá Ahmed Abed tenía dos años cuando sufrió una herida gravísima en su pierna durante la batalla de Faluya.

Una fundación lo llevó a Oregon para una operación que le salvó la vida, pero cuando regresó a Irak perdió el contacto.

Luego de años de miedo y hambre, cuando el Estado Islámico fue desalojado de la ciudad, Mustafa reapareció.

Mustafá Ahmed AbedCon una sola pierna y ayudado de muletas, Mustafa tarda una hora en regresar a pie de la escuela hasta su casa.

Lea También: ISIS retoma control de Bakumal en Siria

Ahora tiene 15 años y tenía 2 cuando el ejército estadounidense desaló a Al Qaeda de la ciudad iraquí.

“Yo lo tenía cargado y de pronto salió volando de mis brazos”, recordó su madre.

“El brazo me quedó muy lastimado, también el costado (…) y él estaba en el piso. Lo único que veía eran sus intestinos regados por todas partes”, relató.

El niño estaba vivo, pero la pierna izquierda le colgaba.

Así estuvo dos días antes de que la familia lograra atravesar el fuego cruzado y llevarlo a un hospital.

Los médicos le amputaron la pierna y le dieron pocas posibilidades de sobrevivir. Sus riñones estaban muy dañados.

Después de cuatro años, la ONG “No More Victims” intervino y, al no encontrar recursos locales, arregló el viaje del niño a Oregon, Estados Unidos.

Meses más tarde regresó a Faluya con una prótesis que no le servía en su casa de piso de tierra.

Tiempo después, en 2014, el Estado Islámico (ISIS) se tomó la ciudad y la ONG perdió el contacto con él y su familia, al punto de creerlos muertos.

Mustafá Ahmed Abed

Luego de la derrota de ISIS en 2016, la periodista Jane Arraf lo encontró: un adolescente, solo con la pierna derecha. La prótesis le quedaba pequeña.

“ISIS nos dijo: ‘Si nos pagan, los sacamos de acá. Si no, se quedarán hasta morir'”, le explicó Mustafá.

Así Arraf se enteró de la historia que comenzó durante la batalla más sangrienta de la ocupación en Irak, cuando ella era corresponsal de la CNN en viaje con las fuerzas estadounidenses.

Mustafá Ahmed AbedAunque No More Victims ya no existe, varios de sus miembros trabajan actualmente para que otra organización, Médicos de Oregon por la Responsabilidad Social, pueda reunir los fondos para que Mustafá y su madre viajen y él pueda recibir más tratamiento médico y una nueva prótesis.

También han contactado a un representante y a un senador para que los ayuden con el visado, informó el diario local The Oregonian.

Ahora Mustafá tiene la espera de recibir muy pronto una nueva pierna ortopédica.

Encuesta

Publicidad