Internacional

Colombia: reintegración de guerrilleros de las FARC no va por buen camino

El subsecretario general para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour, advirtió que crece el riesgo de que los ex combatientes regresen a actividades ilícitas, por ejemplo uniéndose a grupos criminales.

Advertencia de la ONU sobre las FARC

Aunque el desarme y la desmovilización han ido bien …la reintegración no va tan bien” aseguran las autoridades

El proceso de reintegración de los ex guerrilleros de las FARC en Colombia no está avanzando adecuadamente y puede poner en peligro la paz en el país, advirtió hoy el subsecretario general de la ONU para los Derechos Humanos, Andrew Gilmour.

Andrew Gilmour, subsecretario general de la ONU para los Derechos Humanos.

El responsable de Naciones Unidas, que visitó Colombia a comienzos de este mes, explicó que hay muchas evidencias de que por ahora numerosos excombatientes no han encontrado vías alternativas de ingresos tras dejar las armas.

La situación, subrayó, crea el riesgo de que esas personas regresen a actividades ilícitas, por ejemplo uniéndose a grupos criminales.

Más leído: Oficializan en Colombia el partido político de las FARC

El peligro se hace aún mayor por el “vacío” que se ha creado en ciertas zonas de Colombia que durante décadas habían estado bajo el control de las FARC y en las que no se han instalado por ahora las instituciones del estado, dejando la puerta abierta a actividades como la minería ilegal o el tráfico de drogas.

“La experiencia de la ONU en otros lugares… señala que cuando la reintegración no ocurre, la paz en sí misma no es sostenible”, señaló Gilmour.

Otra de las principales inquietudes para Naciones Unidas es el incremento de los asesinatos de activistas y de líderes comunitarios en el país.

“Los números están aumentando y estamos muy preocupados”, dijo Gilmour, que recordó que Colombia tiene una de las tasas más altas de asesinatos de defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

Aunque la ONU prefiere no dar cifras globales, tiene constancia de toda una serie de casos, incluidos los últimos registrados en el municipio de Tumaco (suroeste), donde esta semana fue asesinado el líder comunitario José Jair Cortés.

Gilmour dejó claro que Naciones Unidas no culpa al Gobierno colombiano de estos ataques, pero sí cree que “todo el mundo podría hacer más para detenerlos”.

“Podría haber mensajes inequívocos del Gobierno, de la Policía, de la Justicia de que estos asesinatos de defensores de los derechos humanos tienen que parar”, indicó.

Más leído: El quinto país en legalizar la marihuana en América Latina

Para la ONU, es también muy importante que se lleve a los responsables ante los tribunales, no sólo a quienes aprietan el gatillo, “sino a quienes dieron la orden”. Según la organización, la rendición de cuentas es además clave en el marco del proceso de paz en todo lo que se refiere a crímenes del pasado.

“Ha habido crímenes absolutamente terribles cometidos en Colombia“, recordó Gilmour, que destacó el caso de los llamados “falsos positivos” o ejecuciones extrajudiciales de civiles a manos de uniformados para presentarlos como guerrilleros muertos en combate y conseguir beneficios.

Según recordó, no ha habido ninguna figura de alto nivel a la que se haya hecho responsable de esos asesinatos. “Desde un punto de vista de derechos humanos, creemos que el futuro requiere rendición de cuentas por crímenes de esta magnitud”, añadió Gilmour.

Las FARC fueron consideradas un grupo terrorista a nivel internacional por más de 50 años, hasta que entregaron las armas en el año 2016. Ahora buscan imponerse en el plano político y extender su lucha a todos aquellos que se hayan sentido discriminados por el gobierno.

Agréganos a WhatsApp

CLICK EN EL BOTON DE ABAJO DESDE TU CELULAR

Publicidad