Internacional Titulares

Ciudadano guatemalteco: “Lo perdí todo, pero bendito mi Padre Celestial está bien mi familia”

Don Ignacio López, es un guatemalteco afectado por la erupción del volcán de fuego y manifestó estar agradecido con Dios ya que su familia resultó con quemaduras pero están con vida.

Mientras sostenía su perro, don Ignacio López agradece a Dios.

“Lo perdí todo, pero bendito mi Padre Celestial está bien mi familia, están quemados pero con vida, ya rescate un poco de ropa y mi aparato que está bueno, ya lo demás Dios se encargará de eso, y mi perra que me tenía en el alma”. Palabras de don Ignacio Lopez.

Asi como don Ignacio, unas 3.000 personas fueron evacuadas y 653 albergadas en los departamentos de Escuintla (sur) y Sacatepéquez (oeste), que junto al de Chimaltenango (oeste) son los tres más afectados por la erupción que levantó columnas de ceniza de hasta 2.200 metros sobre el cráter.

La lluvia de ceniza recorrió decenas de kilómetros obligando a cerrar el aeropuerto de la capital y el presidente Jimmy Morales decretó tres días de duelo ante la catástrofe.

Lea También: IMPACTANTES IMÁGENES: Volcán de Fuego cobra hasta ahora 65 vidas

El volcán después de varias horas de intensa actividad calmó sus erupciones y las tareas de búsqueda de los desaparecidos continuarán este lunes pero el temor por lo ocurrido es evidente entre los pobladores.

Observe el impactante momento en que una bebé es rescatada en medio de los escombros por el ejército guatemalteco.

“Dio miedo eso, nunca había pasado”, señaló Cleotilde Reyes, una sexagenaria nacida en la aldea acostumbrada a las constantes erupciones del volcán y que logró huir momentos antes con su hija y dos nietos en la camioneta de un vecino que las alertó sobre el deslave que venía.

Apoyada en una silla plástica, la anciana no oculta el terror de haber estado tan cerca del siniestro que enlutó a su comunidad, a la que muchos ya no quieren volver por la magnitud de la tragedia y el riesgo de que vuelva a pasar.

“Tengo temor de regresar”, expresó Erick Ortiz (36) mientras cuidaba el sueño de su esposa y dos pequeños hijos; la familia decidió abandonar antes la comunidad presintiendo el peligro. “Me asusté al ver la oscuridad (por la ceniza) que venía para abajo y le dije a ella (esposa) que saliéramos antes que nos atrapara”, agregó angustiado.

Finalmente, la amenaza continua latente para miles de personas que viven en los alrededores del volcán de fuego.

DATO:

Este volcán, de 3.763 metros de altura y a 35 kilómetros al suroeste de la capital,provocó en septiembre de 2012 la última emergencia por erupción en el país, causando la evacuación de unos 10.000 habitantes asentados en poblados al sur del coloso.

Publicidad

Agréganos a WhatsApp

Whatsapp OnceNoticias