Nacionales Reportajes

CASO SIN RESOLVER: El hondureño que fue asesinado por sus principios un 5 de julio de 2009

Isis Obed Murillo

La familia de Isis Obed Murillo lamenta que no exista justicia por los mártires que han caído en las luchas sociales

El caso del mártir más reconocido de los manifestantes contra el golpe de Estado de 2009, Isis Obed Murillo Mencía (19 años), ‘está olvidado y sin recibir justicia’, manifestaron sus padres en una entrevista concedida a un medio local hace unos meses.

El joven fue asesinado por balas de las Fuerzas Armadas un domingo (5 de julio de 2009) en la pista de aterrizaje del aeropuerto Toncontín, cuando miles de hondureños se volcaron a pedir el retorno del expresidente derrocado Manuel Zelaya quien no pudo aterrizar en un avión tras los escudos militares que se lo impidieron.

Isis Obed Murillo
Las duras imágenes le dieron la vuelta al mundo.

Según el relato de un medio local, su padre David Murillo, contó que esa tarde a su hijo le dijeron que desconectara un poco la lucha y que fuera a comer, sin embargo, su vástago contestó que “no me iré de aquí hasta que mire caer a mi presidente en ese avión”.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: La fatiga militar que quedó manchada con la sangre de una solidaria normalista hondureña

Minutos después a Isis le arrebataron la vida de un balazo en la cabeza de fusil M-16 disparado por militares.

Se están por cumplir 9 años y sus padres lamentan que no se hayan juzgados a los victimarios, sobre todo a los intelectuales, que, a criterio de Bertha Oliva, directora del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), es fácil determinar que quien dio la orden de disparar fue el general en condición de retiro y actual presidente del Partido Alianza Patriótica, Romeo Vásquez Velásquez.

Isis Obed Murillo

Su familia, de orígenes muy humildes y de escasos recursos económicos en Olancho, cuenta que Isis Obed fue desde niño una persona con vocación al servicio y dispuesto a arriesgar su físico por los demás.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Honduras sigue llorando centenares de masacres cada año

Según contó su mamá, hubo una señora que lloró sin clemencia frente al féretro del mártir, repitiendo que éste había sido su héroe, porque en una ocasión, cuando Isis era aún un pequeño le salvó la vida después de que unos burros se habían desenfrenado y agarrado a patadas a la fémina y la gente en vez de auxiliarla huían del lugar, en esos instantes Isis, quien iba en una paila de un carro, al ver la escena se tiró y comenzó a ahuyentar a los animales y pudo salvar a la mujer.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: ¿Por qué la justicia hondureña se ensañó con los restaurantes chinos?

Los progenitores de la víctima no solo atravesaron el trauma de perder a un hijo, sino que fueron víctimas de persecuciones, incluso uno de sus hijos mayores tuvo que irse para Estados Unidos a causa del acoso de las fuerzas represoras y la falta de oportunidades en el país.

Las imágenes del joven asesinado esa fatídica tarde dieron la vuelta al mundo, su cuerpo cargado por otros manifestantes en auxilios que resultaron inútiles, sigue aún marcado en la memoria de su familia que continúa exigiendo justicia.

Publicidad

Encuesta