Nacionales Reportajes

CASO SIN RESOLVER: El crimen del símbolo de la resistencia contra el golpe de Estado aún impune

Han pasado seis años de la muerte de ‘Emmo’ y las luchas sin él no volvieron a ser las mismas, cuentan sus amigos

Fiel a sus promesas, como lo evidenció cuando dijo que no se cortaría su barba hasta que el expresidente, Manuel Zelaya Rosales, pusiera los pies en Honduras, después de ser derrocado y posteriormente sacado por militares en junio de 2009.

Pues, un 28 de mayo de 2011, casi dos años después del golpe de Estado, Zelaya regresaba a Honduras y su seguidor, quizá el más fiel, cumplía su promesa, y el propio exjefe de Estado le cortaba la barba, ya acrecentada, delante de los millares de integrantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Se trata de Mahadeo Roopchand Sadloo, conocido como ‘Emmo’, su crimen, perpetrado la tarde del 7 de septiembre de 2011, fue sonado y laceró a gran parte de la masa que se movía con efervescencia decantada aquellos días de convulsión social y de inestabilidad política.

“Yo sentí mucho dolor, pesar y sobre todo lo que uno más siente en esto: impotencia. Impotencia de querer resolver, investigar, castigar a los responsables, sentí mucha indignación”, reveló Juan Barahona, dirigente del FNRP, al ser consultado, seis años después de este asesinato, por Oncenoticias.hn

Los hechos:

Esa tarde cuando Emmo fue asesinado se encontraba en su negocio, una llantera cercana al hospital Escuela de la capital Tegucigalpa, de repente un sicario se le acercó y le disparó en seis ocasiones a quemarropa.

La víctima fue auxiliada y llevada a un centro asistencial, sin embargo, expiró a causa de las balas asesinas.

La ex primera Dama, Xiomara Castro de Zelaya, llegó a la sala de emergencia del hospital donde yacía el símbolo de la resistencia, declarando que “a mí no me vengan a decir que este es un crimen común, esto es un crimen político”, reclamó.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: ¿Quiénes planearon la muerte de Alfredo Villatoro?

Tras el aniversario de su muerte el expresidente Zelaya lo recordó diciendo “hoy se cumplen 6 años del asesinato de Emmo, líder de la resistencia”, publicando unas cuatro fotos en donde aparece junto a Sadloo.

“La muerte del compañero Emo hasta el día de hoy después de ya seis años no se ha investigado nada, no hay ningún detenido, ningún investigado, ni responsable, es una muerte que se ha quedado impune, igual que todas las muertes que se dieron en la lucha por el golpe de Estado”, denunció Juan Barahona.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: El crimen del talentoso periodista Arístides Soto quedó sin aclararse  

Barahona añadió que “a Emo lo asesinan en su negocio, no le hacía daño a nadie, no perjudicaba a nadie, lo matan por ser miembro de la resistencia, esa muerte está impune lamentablemente en nuestro país”, lamentó.

En el marco del golpe de Estado de 2009, según los organismos de derechos humanos se contabilizaron más de 200 asesinatos y todas estas muertes han quedado impune, deploró Barahona.

“(…) no ha habido interés por parte del Estado de investigar estas muertes de personas que no le hacían daño a nadie, que luchaban por volver al orden constitucional, y hoy lo que tenemos es impunidad y esa impunidad que se genera después del golpe es lo que nos ha llevado a estos altos índices de criminalidad (…)”, manifestó.

“Para nosotros Emo era un símbolo, un símbolo que se había destacado a nivel de la resistencia, no sólo en Tegucigalpa, sino a nivel nacional porque él era no era hondureño por nacimiento, él era hondureño nacionalizado, y adopta el interés por este país como cualquier hondureño”, lo definió con mucho pesar Barahona.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Asesinato de Arnold Peralta; las heridas aún no sanan

Agregó que “Emo se incorporó a la lucha contra el golpe de Estado, con mucha firmeza y claridad y fue muy querido en la resistencia y gozaba de todo el apoyo, respeto y admiración en el Frente Nacional de Resistencia Popular”, cerró.

Mahadeo Roopchand Sadloo, más conocido como Emmo, era  originario de la isla caribeña de Guyana, pero de ascendencia india, fue sin duda el más popular de todos los manifestantes que salieron a las calles a protestar por la ruptura del orden constitucional en Honduras.

Encuesta