Internacional Titulares

Así vivirá Lula da Silva los próximos 12 años en Brasil

El exmandatario brasileño cumplirá su condena en el Complejo Médico Penal de Pinhais, complejo que recibe a los presos enfermos.

Lula da Silva es ingresado en brazos a su nuevo hogar para los próximos 12 años.

Las autoridades brasileñas ya tienen preparada la celda en la que cumpliría su condena de 12 años el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva.

El expresidente se entregó a la justicia brasileña.

La misma se encuentra en el Complejo Médico Penitenciario de Pinhais, ubicado en la periferia de la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil.

La perspectiva no es muy halagadora para el expresidente acusado y sentenciado a una condena de 12 años por cargos de corrupción. El régimen al que estaría sometido prevé confinamiento de hasta 22 horas diarias, con una pausa de dos hora en las que se le permitiría salir al sol.

El Complejo Médico Penitenciario de Pinhais recibe a Lula da Silva.

Tampoco podría recibir visitas en conjunto con otros internos al menos durante los primeros meses, esto para mantener los mecanismos de seguridad alrededor del exmandatario.

Inicialmente se había previsto que Lula cumpliese su condena en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, en donde se encuentran otros implicados en el caso Lava Jato, fuente de los problemas de Lula con la Justicia.

Las medidas de seguridad en este centro penal son mejores para el exmandatario.

Esta opción se descartó no obstante, debido a que las medidas de seguridad de estas instalaciones no reunían el mínimo requerido para recibir a una personalidad como Lula.

Lea También: “No tengo miedo”: Lula da Silva se entrega a la justicia brasileña

El complejo penitenciario al que ingresaría Lula, según explica el diario Folha de Sao Paulo, es una cárcel destinada a presos con problemas de salud o problemas psiquiátricos, pero que últimamente ha comenzado a recibir a reclusos condenados por delitos de cuello blanco.

En este tipo de celdas vivirá los próximos 12 años uno de los hombres más poderosos de Brasil.

Las celdas del complejo tienen un tamaño de 12 metros cuadrados, están separadas unas de otras por rejas metálicas y acondicionadas para albergar dos reclusos, aunque se prevé que Lula se aloje solo.

Las celdas no proveen televisión, pero los guardias lo permiten si los familiares del preso se la proporcionan. Se espera que los internos vistan un overol naranja y mantengan limpia si propia celda.

Publicidad

Encuesta